¿Y quién motiva al líder que tiene que motivar?

25 · 05 · 2016



Muchas de las lecturas recomendadas sobre Management ponen el foco en los factores racionales asociados a un proyecto, como el diseño de los flujos de trabajo o el diseño de tareas. En la mayoría de estos casos el enfoque más usado en la gestión de proyectos (y por consiguiente, en la gestión de equipo) se centra en los procesos, donde cada tarea es definida como un conjunto de reglas. Sin embargo, un estudio publicado por Harvard Business Review nos revela que “la tasa de éxito de los proyectos de IT con este esquema de trabajo es del 27%, que uno de cada seis proyectos evaluados tiene un sobrecoste del 200% en promedio y un retraso en la entrega de casi el 70%”.

¿A qué se puede deber entonces este fracaso? Pues bien, se debe a las herramientas, técnicas y teorías que siguen centrándose en el uso del raciocinio por encima de los factores emocionales, los cuales aportan la mayor parte de la posibilidad de éxito cuando de gestión de proyectos y de personas se trata.

En Territorio creativo creemos en la metodología de los proyectos y en la necesidad de tener los flujos de trabajo bien definidos, los timing claros y las entregas a tiempo, sin embargo, en nuestra filosofía de trabajo, el liderazgo y la gestión de personas son clave para alcanzar el éxito. ¿Será este uno de los ingredientes de nuestra pócima secreta?

El liderazgo y la inteligencia emocional

Si nos centramos en el liderazgo y tratamos de buscar la parte más científica del asunto, es la amígdala, la responsable de activar las emociones y controlar nuestros impulsos, dando paso al liderazgo primario y las competencias emocionales, es decir, a la inteligencia emocional.

La inteligencia emocional es una de las grandes aptitudes para trabajar la motivación. Es necesario tener un equipo motivado, está claro, y precisamente son los líderes los encargados de ayudar a las empresas en esta ardua tarea. ¿Pero por qué centrar la motivación de todo un equipo en pocas manos? La descentralización de tareas o procesos es algo de nuestro día a día y debemos llevarla a un nivel más. Descentralizar el liderazgo, o mejor, crear un liderazgo compartido. Por ello deberemos trabajar la motivación de nuestros líderes dentro de la organización.

Este tipo de inteligencia, con sus cinco grandes aptitudes, son las que debemos potenciar en los líderes de nuestros proyectos para conseguir el éxito.

  • Autoconocimiento: los  líderes deberán tener un autoconocimiento de sus habilidades. Para ello desde las áreas de Gestión de Talento, deberemos actuar como facilitadores.
  • Autorregulación: tener una balanza que equilibre la gratificación al equipo y las recompensas, es un must de un buen líder.
  • Motivación: el líder tiene que ser el primer eslabón motivado. Tiene que tener claro que su liderazgo es propio y no impuesto.
  •  Empatía: ser capaces de ponernos en los zapatos del otro, detectar oportunidades de crecimiento y desarrollo profesional de los compañeros, etc.
  • Habilidades sociales: ser capaz de gestionar conflictos, actuar como agente del cambio, innovar, aprovechar sinergias entre compañeros de equipo, en definitiva, convertirse en un líder que inspira, que guía.

Nuestros líderes tendrán que tener estos cinco aspectos de manera intrínseca, pero no solo eso será suficiente para que su motivación perdure en el tiempo y no se vea mermada por el día a día. Trabajar de manera extrínseca esa motivación es una tarea que todas las áreas relacionadas con personas deben tener en consideración dentro de su estrategia anual. 

¿Cómo motivamos a esos líderes que tienen que motivar en Territorio creativo? 

Nos gustaría compartir algunas de las palancas que activamos internamente desde el área de Cultura y Gestión de Talento para empoderar a esos referentes que deben guiar e inspirar al resto de tecerianos.

Lo primero de todo, identificando a esos líderes naturales. Una máxima debe ser no obligar a nadie a asumir esa responsabilidad o ese rol.

En segundo lugar, e íntimamente ligado con el autoconocimiento de uno mismo, en Territorio creativo tenemos a disposición de todos los tecerianos matrices de competencias y un sistema de evaluación denominado InProgress que permite conocer y trabajar esas habilidades que refuerzan el conocimiento de nuestro potencial.

Además, nuestra Cultura nos enseña y refuerza en la necesidades de dar feedback (positivo y negativo) de manera constante. Para ello se habilitan herramientas (como los InProgress) o foros en los que los tecerianos considerados referentes comparten reflexiones sobre el equipo con los hermanos Polo.

En definitiva, está claro que los procesos, las metodologías y los flujos de trabajo son importantes para alcanzar el éxito , sin embargo es la inteligencia emocional, es decir, la capacidad para gestionar las emociones de los componentes de un equipo, es el elemento clave para convertirse en un buen líder y ser capaz de alcanzar el éxito.

Tags:

Alba Burillo

    linkedin   

Podría definirme a mí misma de muchas maneras dependiendo del día, pero ... ¿por qué cerrarme a ser sólo una cosa? Me licencié en Sociología, tengo un máster en Recursos Humanos y ahora estoy en la aventura de la Gestión del Talento. Me divierto todos los días y creo que ese es el secreto para…

Comparte +

Ver todos    Subir

Suscríbete a nuestros artículos

Suscríbete a #Rebelthinking y mantente al día de las últimas tendencias digitales, una selección de los mejores artículos de Rebel Thinking, así como nuestros últimos estudios y nuestra newsletter mensual.

He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad y cookies