¿Y qué tendrá que ver Arcade Fire con la estrategia mobile?

Marketing Digital

El lunes 9 de septiembre, con la aureola y pompa que caracteriza tanto a los “llenaestadios” canadienses como a los “informatiquines” de Mountain View, vio la luz Just a Reflektor un nuevo experimento del Laboratorio Creativo de Google para el nuevo single de Arcade Fire basado en una pieza de vídeo-arte de Vincent Morrisset-.

Hasta aquí, la cosa no debería tener demasiado misterio -más allá de la expectación habitual de un lanzamiento de esta magnitud, claro-; no es la primera vez que colaboran ambas corporaciones (estoy convencido de que la banda de Montreal lleva años siguiendo milimétricamente su Business Plan particular) y aún hoy todos recordamos el magnífico lanzamiento de The Suburbs con el proyecto The Wilderness Downtown que, por obra y gracia de Google Maps, hacía a los fans protagonistas del clip customer centric integrando imágenes de sus barrios de la infancia a lo largo de la canción.

Así que esta suerte de joint venture, ya casi habitual, podríamos seriarla en “Cómo hacer demos de Features de Google a ritmo de Rock and Roll”. Pero que tampoco tenía demasiado misterio, vaya. Pero entonces le das a ‘Empezar’ y te salta este mensaje:

Vaya. Así que la demo de Google para casi el último Q del año es una a-l-u-c-i-n-a-n-t-e experiencia que comienza en la web y termina en el móvil. Que conecta ambas pantallas, de hecho. Y alucinante, insisto. Y eso sí que es un indicador claro. Alto y claro, concretamente.

Esta infografía ya nos cuenta el divulgado dato de cómo en el inminente 2014 la navegación móvil superará a la navegación estática. Así que, ¿cómo no integrar al 100% la plataforma mobile en tu estrategia? Sería suicida no hacerlo. Y las posibilidades son más que variadas.

Desde un prisma B2B, hace tiempo que las apps con un gran componente lúdico han dado paso a una nueva generación de aplicaciones orientadas a la productividad. Desde servicios de CRM hasta Business Intelligence ahora son gestionables en una tablet o un smartphone. Forrester ya predice la duplicación de presupuestos destinados a marketing móvil en este mismo año y postulan una especie de “mobilecentrismo” con la integración de todas las herramientas de gestión en un único terminal -mientras al mismo tiempo definen claramente la frontera entre tablet y móvil-.

Y es que para no mezclar churras con merinas, nada más tenemos que fijarnos en la categorización de contenidos en función de dónde se reproducen y así, de paso, aproximarnos al B2C; porque si el consumidor es el que manda está claro que tendremos que saber qué le gusta.

Una marcianada de estudio de Telenav de hace un par de años -pavorosamente esclarecedor- contaba cómo los norteamericanos preferían no perder el contacto con su móvil durante 7 días a cambio de abandonar otros placeres tan cotidianos como satisfactoriamente primarios (efectivamente, amigos, también incluía el sexo).

Después de esto, si Maslow levantara la cabeza se echaría las manos a la misma pero nos sirve para constatar la contundente realidad de que -sea demencial o no- el móvil ha pasado a ocupar un lugar esencial en nuestras vidas y ha cambiado la forma en la que nos relacionamos con las marcas; a saber:

  1. La compra por impulso se dispara hasta límites insospechados en decisiones de baja implicación por lo que la relación ha de construirse mucho antes de ese momento de la verdad.
  2. Las acciones promocionales basadas en geolocalización -aunque aún no terminan de cuajar aquí- cuentan con grandes casos de éxito; démosle tiempo al tiempo.
  3. Las ofertas por proximidad pueden ser el próximo horizonte de sucesos.
  4. El futuro de la compra móvil también es social, encabezado por el mobile payment de Facebook
  5. El terminal único: un passbook con todas mis cuentas y tarjetas en mi móvil me haría francamente feliz.

Paul Gunning, CEO de Tribal DDB Worldwide, ya comentaba en el último Mobile World Congress en Barcelona el efecto de lo que suponía la implementación móvil en las estrategias de marca y comunicación comercial; y su precognición es mucho más que halagüeña: no sólo las marcas ganarán en eficiencia a la hora de construir las relaciones con sus públicos gracias, sobre todo, a poder ofrecerles una mejor experiencia de marca total, sino que además esta aplicación práctica va ganando porcentaje en el revenue de su agencia a pasos de siete leguas.

Así que, si comenzábamos con el indicador de la última experiencia móvil de Google sólo podemos terminar con algo no menos esclarecedor como la declaración del propio Zuckerberg a los señores de Wall Street: “Facebook is a mobile company”. Así que está claro que en esto Google y Facebook no tienen ningún problema en ponerse de acuerdo

Y es que, las tendencias que ya nos apuntaba Enrique en este mismo blog y, sobre todo, esa incipiente raza de usuarios que describía Juan Luis -los nativos móviles son los que harán que el futuro sea mobile o no será.

Menú