Tendencias: Gamification, aplicando dinámicas de juego en Marketing

Tendencias
Gamification: no es un juego

El concepto de Gamification no es nuevo. Identificado como tendencia desde hace tiempo, parece que se empieza a asentar y que ya podemos contar unos cuantos casos de éxito, inversiones millonarias en plataformas que acaban de arrancar y otras historias de esas que tanto nos gustan a los que trabajamos en este sector (cada vez me cuesta más ponerle un nombre).

Pero, ¿qué es Gamification?

Gamification es aplicar mecánicas de juego en contextos y entornos distintos a los juegos. Entre ellos se puede incluir el Marketing, aunque es sólo una de las posibles aplicaciones.

Así dicho suena muy fácil, pero el concepto es algo etéreo y ligeramente confuso. Así que vayamos por partes…

Gamification no es advergaming. Con advergaming usamos videojuegos para anunciar marcas o productos (ya sea con anuncios dentro de los mismos o con juegos generados exclusivamente para patrocinar una marca). Con gamification, sin tener que anunciar nada, convertimos la experiencia (de lo que sea, de consumo de información, por ejemplo) en un juego, o al menos introducimos algunos elementos típicos de los juegos (puntos, moneda virtual, rankings, clases, etc.) en dicha experiencia.

Gamification no es (en exclusiva) una técnica de marketing. Dinámicas de gamification las podemos encontrar en la lectura de noticias (Google News Badges), en un blog para fortalecer una comunidad (The Next Web) o en plataformas de crowdsourcing (Google Image Labeler).

Repetimos, gamification es aplicar mecánicas propias de juegos en contextos ajenos a estos, generalmente con el objetivo de incentivar un determinado comportamiento en el usuario.

Una de las aplicaciones más evidentes son los programas de fidelización, donde ya contamos con iniciativas como MyStarbucksReward, que consiguió unos resultados impresionantes con su implantación (los datos los podéis consultar más abajo).

Otros ejemplos más cercanos y que muchos conoceréis son Foursquare o Miso, que incluyen este tipo de mecánicas como parte de su experiencia de usuario.

Aplicar estas dinámicas a sitios web con el objetivo de hacerlos más sociales es uno de los leit motiv de algunos de los principales players en este terreno, como BigDoor o BadgeVille (en este post tenéis más detalles sobre estas plataformas), que ayudan a los editores a ofrecer incentivos a sus lectores por comentar, compartir el contenido en canales sociales o realizar cualquier acción imaginable. Parece que a The Next Web les ha funcionado (aunque ahora no lo tengan activo, en espera de una actualización).

El juego está servido. ¿Humo y mucho hype o tendencia real? Como (casi) siempre: un poco de ambos. Quizá no se justifiquen ciertas inversiones, pero incorporar componentes de gamification puede enriquecer la experiencia de nuestros usuarios y clientes de muchas formas.

Aquí os dejo la presentación que hice para el último #TcDesayunos de julio. Que os guste. Con porras y churros, al más puro estilo teceriano, entra mejor.

Las aportaciones, como siempre, serán bienvenidas 😉

Menú