Talento y carisma, en el fondo, contenido

Social Media

Lo dijo Casciari en su charla en el EBE 08 sobre la muerte de los blogs, justo al final de la misma:

Apuesto a la muerte de la herramienta en manos de revolucionarios, y de fenómenos, y de la manipulación de los modernitos sin oficio conocido. Apuesto a la normalización y a la costumbre. Apuesto a que, una vez desaparecido el san benito de la revolución, el formato surgirá con tanta fuerza que será invisible, útil y cotidiano.

Apuesto a que entonces sí, por fin, prevalecerá el talento.

Ese final, en referencia al talento, lo uno a este artículo aparecido ayer en El País, Quiero un Obama en mi telediario, que hace referencia a la importancia de un discurso brillante (continente), y se pregunta sobre la importancia real del contenido, y qué pasa con él, lo que queda por encima del verbo brillante. Hace una comparación entre la política en España y en USA, y como se prepara y desarrolla con tiento el poso real del discurso (hasta meses de preparación de los textos – el mes que algunas entradas de este blog reposan hasta encontrar su voz, por ejemplo), sin dejarse llevar por la opción de lo que más ruido vaya a hacer.

Tanto la idea que defiende este artículo, como el talento del que habla Casciari, me hace pensar en algo que siempre defiendo cuando de escribir en un blog o un texto se trata: contenido, contenido, contenido… Se podría caer en la trampa del relleno, que a veces es necesario por dar las dosis de actualidad a un medio como éste, pero lo que da vida a cualquier arte es la reflexión. Sea política o un evento blog. Casciari cumplió a rajatabla este punto. Él lo llamó talento, con Obama dicen que es carisma. Yo digo que es contenido. Muy por encima de páginas vistas, los referrals. La intención es ésa.

Menú