Social TV en España: ¿éxito o fracaso?

Social Media
#SocialTV

#mesdelcommunity

Hace unos meses que David de Silva escribía en #Tcblog sobre la tendencia en la televisión americana de incentivar el uso de las redes sociales mientras se veían los programas de televisión: la llamada televisión social o Social TV.

Esta práctica poco ha tardado en implantarse dentro de nuestras fronteras. Al principio tímidamente pero en la actualidad de manera generalizada y en bastantes ocasiones, caótica. Parece que la pelea por la audiencia se combate ahora no sólo en el ring del audímetro sino también en el cuadrilátero del Trending Topic.

#Antena3

El Grupo Antena 3 ha confiado desde el principio en Internet y desde hace unos años ha apostado fuerte por una web completa y una gran transversalidad de contenidos, desde el soporte tradicional hasta el 2.0. Con mayor o menor acierto, han utilizado las redes sociales en toda o casi toda su producción propia en directo.

Los servicios informativos de Antena 3 fueron los primeros en dar pasos importantes con respecto al uso de las redes sociales. El año pasado, su directora, Gloria Lomana invitaba a universitarios de toda España a aportar ideas para construir las Noticias del futuro a través de un concurso. Meses después, el resultado de estas aportaciones se muestran a diario en las ‘Noticias 2’ de Matías Prats: presencia activa en el informativo de Twitter y Facebook , principalmente para dar voz al espectador. También han recurrido al estilo Trending Topic en el sumario para presentar, a través de una sola palabra, los temas de especial relevancia que van a tratar.

Otros espacios de la cadena como ‘Espejo Público’, ‘El Hormiguero’ o ‘El Número Uno’ incentivan constantemente la participación de los usuarios a través de Twitter con hashtags creados por el propio programa que, a menudo, logran gran impacto en la red. Pero la finalidad de esta participación activa en Internet no se canaliza hacia ningún fin, no se establece contacto alguno con el espectador por lo que se intuye la falta de una estrategia social sólida más allá de la mera promoción.

#laSexta

Salvados’, uno de los buques insignia de La Sexta, es uno de los ejemplos de cómo sí hay que usar las redes sociales en televisión. El mecanismo social del programa de El Follonero se basa en crear expectación antes de la emisión del programa a través de un hashtag en Twitter. Posteriormente, ese hashtag se usa para comentar el programa a la vez que se emite. Jordi Évole invita así a hacer del smartphone una auténtica segunda pantalla. Además, realizan una escucha activa de la red, tratando los temas que más interés despiertan en Internet lo que les lleva todos los domingos a ser Trending Topic.

#TVE

La televisión pública ha mejorado en los últimos meses su apuesta por la interactividad en redes sociales. Uno de los rostros más conocidos de la cadena, Ana Pastor, es un caso de éxito en la red. La presentadora y directora del espacio de debate de actualidad ‘Los Desayunos’ es considerada una de las periodistas españolas más influyentes en Internet y tiene más de 300.000 seguidores en Twitter. Durante el programa responde a sus seguidores y los invita a participar en el debate, trasladando al invitado algunas de las preguntas.

#Mediaset

Recientemente, Giuseppe Tringali, consejero delegado de Mediaset, comentaba las dificultades para una empresa como la suya de gestionar su presencia en Internet. “Son muy delicadas de manejar”, admitió. “Las empresas no las han usado hasta ahora de manera adecuada”.

Y no es de extrañar el recelo que Telecinco ha tenido hacia las redes sociales desde sus inicios. En pleno “boom” de Twitter en España, el ya difunto ‘Operación Triunfo’ se lanzó de lleno a la red social creando hashtags propios y vanagloriándose de ser Trending Topic en cada emisión. Pero la realidad era que el gran porcentaje de tuits hacia el programa eran mofas hacia su presentadora Pilar Rubio o críticas a las dotes vocales de los concursantes. La falta de estrategia creó una crisis online que no supieron gestionar adecuadamente.

Pero sin duda, el mazazo social que más dolió a Telecinco fue el boicot de los anunciantes por la polémica entrevista en el programa ‘La Noria’ a los padres del menor imputado en el caso Marta del Castillo. Los usuarios de Twitter, tras un post del bloggero Pablo Herreros, promovieron la huida de anunciantes del programa de Jordi González por el rechazo generalizado a este tipo de televisión. Generó una pérdida masiva de beneficios.

Desde entonces Mediaset ha limitado su presencia en la red a su web oficial, la emisión de sus programas a través de la plataforma “mitele” y perfiles en Facebook y Twitter de la mayoría sus programas. Últimamente el programa de corazón Sálvame Deluxe ha sido el único de todos en los que se ha promovido la relación directa con el espectador.

En general, el panorama televisivo español se encuentra por tanto, en fase de “baby boom” con respecto a las redes sociales. La mayoría lo usa como experimento, para promocionarse de manera gratuita en la red y para hacer participar al televidente. Sólo algunos espacios han sabido crear una auténtica comunidad online y favorecer el engagement entre el programa y el espectador. La madurez social está aún por llegar y la carrera por el pastel online ya ha empezado. La unión ‘tele’ y ‘social-networking’ avanza muy rápido por lo que la adaptación al mundo 2.0 no es ya un plus para el espectador sino una obligación por las exigencias del sector.

Menú