Redes sociales: la oportunidad del periodismo

Social Media
Juan Fornieles, Cristina Ónega, Silvia Padrón y José Antonio Piñero en los #TcDesayunos

Juan Fornieles, Cristina Ónega, Silvia Padrón y José Antonio Piñero en los #TcDesayunos

“Tenemos que adaptarnos o morir”. Son palabras que leo en un artículo del diario El Mundo de hace unos días, pronunciadas por el ex director de “The New York Times”, Bill Keller (premio Pulitzer en 1989) para quien el periodismo nunca morirá, pero sí debe adaptarse a la era virtual sin perder la honestidad.

Las redes sociales han supuesto un gran cambio en muchos ámbitos, y también en el de la comunicación. Hoy se habla más que nunca de la nueva publicidad, del engagement o de lo que es lo mismo, vinculación. Por fin los usuarios podemos dialogar con las marcas, y éstas nos escuchan y cuando nos contestan, crean ese vínculo, esa relación que mientras siga así, comunicándose, se prolongará en el tiempo.

¿Por qué no hacer nosotros, los periodistas, engagement con nuestras audiencias? ¿Por qué no aprovechar Twitter o Facebook, entre otros, para generar una mayor vinculación? Tenemos ejemplos visibles de cómo lo están haciendo distintos profesionales: Liz Heron, antes en el New York Times y ahora en el Wall Street Journal; Jay Rosen, Profesor de Periodismo de la Universidad de Nueva York o Charles Ornstein, de Prepublica, a quienes sigo en Facebook.

Hace años era impensable que los periodistas pudiesen hablar con sus audiencias y ahora lo estamos viendo, y muchos, haciendo. En Facebook, estos profesionales lanzan al aire cuestiones que generan debates con opiniones de todos los lados del mundo, tanto de profesionales como de no profesionales del mundo de la comunicación…. en definitiva, de personas. ¿Acaso pensamos alguna vez que esto pudiera ocurrir?

En el departamento de comunicación de Territorio creativo lo tuvimos claro. Si la filosofía de esta agencia consultora es la de compartir, entonces teníamos que hacerlo también con los periodistas. En nuestro departamento los medios de comunicación, son nuestra comunidad. Con ellos dialogamos. Con ese objetivo vio la luz los #TcSchoolPress un seminario gratuito que impartimos una vez al mes para enseñar a periodistas de redacciones de cualquier medio de comunicación, el conocimiento como agencia consultora en social media marketing, de herramientas y aplicaciones que sin duda pueden ayudarles en su trabajo diario y sobre todo, en consolidar esa relación con sus audiencias.

Pero a una comunidad también hay que escucharla. Y nuestros #TcDesayunos nos sirvieron para idear por primera vez, un formato de debate con cuatro invitados, todos ellos conocidos periodistas de distintos ámbitos: Cristina Ónega, de TVE; José Antonio Piñero, de ABC Punto Radio; Juan Fornieles, de El Mundo y Silvia Padrón, de Cuarto Poder. Con ellos hablamos de este cambio en el mundo de la comunicación. Ellos, que han sabido adaptarse y sacarle partido como muchos otros, a las redes sociales.

Tuvimos la oportunidad de poner sobre la mesa cuestiones, como que quizás deben ser los medios de comunicación también quienes se impliquen en dar formación a sus trabajadores en este nuevo ámbito 2.0. Porque no se trata de que lo sientan como “más trabajo” y por lo tanto, “poco tiempo para hacerlo”. No. Se trata únicamente de hacer entender que las redes sociales suponen una oportunidad en el mundo de la comunicación para llegar a más lectores, oyentes y televidentes. ¿No deberíamos empezar a ver Twitter, como decía Cristina Ónega, de TVE, como “una herramienta de trabajo más”?

Y si no que se lo digan al periódico local Tuscaloosa News, que ha sido galardonado con un premio Pulitzer en la categoría de “Noticias de última hora” por la cobertura que hizo el pasado año del tornado que destruyó gran parte de esta ciudad. El equipo de redacción retransmitió “in situ” y vía Twitter, lo que estaba ocurriendo; daños, rescates, tareas de limpieza en las zonas devastadas… Por primera vez, el comité del Pulitzer ha valorado la cobertura realizada en este caso en Twitter para entregar su premio en esta categoría.

Definitivamente se trata de un momento distinto. Pero también apasionante. Y debemos aprovecharlo, porque está aquí y ha venido para quedarse.

Menú