(Re)cicla, (Re)vende, (Re)compra… pero no dejes de consumir

eCommerce


Cada año sale un móvil más potente, una tendencia más vanguardista, una actualización irresistible y nuestros bolsillos, por más que lo intenten, no pueden seguir el ritmo frenético que la obsolescencia programada les exige. Por eso, desde hace unos años los consumidores han optado por la reventa, el trueque y hasta el reciclaje para no renunciar a sus marcas y a su ‘estatus social’.

Esto no es nuevo, pero según trendwatching y como podremos ver a continuación las marcas están utilizando estas técnicas dentro de sus planes de marketing, para que sus productos tengan una vida más larga tras salir de la tienda. En estos tiempos de crisis, el (Re)commerce es la mejor forma de seguir creando una adicción al consumo mientras se transforman las ‘viejas’ posesiones de sus clientes.

El hiperconsumo y los nuevos consumistas

Los consumidores saben ahora que al adquirir un producto no sólo están comprando un objeto en el presente, sino que están invirtiendo en el modelo del mañana. Esto se debe a que, con nuestra acelarada velocidad de consumo, difícilmente nuestro producto se deteriorará en el poco tiempo de vida que tendremos con él hasta que salga el siguiente.

Las marcas saben esto y lo fomentan, haciendo una cadena invisible, donde los productos se reencarnan en muchos dueños, generando nuevos ingresos, un branding paralelo y desarrollando un nuevo mercado para los usuarios.

La reventa es patrocinada por la marca, los mercadillos de productos usados ya no son propios de El Rastro, ahora conviven con las nuevas colecciones en las propias tiendas, y el dinero sigue fluyendo gracias al concepto Vintage, que tantas páginas de tendencia roba.

El círculo vicioso del nuevo consumo

Para entender mejor el nuevo ciclo de vida del producto en esta tendencia, veamos la gráfica que hemos generado para este post.

Al crear un producto, las marcas no sólo están pensando en su venta inmediata. Ahora velan por su recorrido en el tiempo, su capacidad de ser deseables y los canales de reventa donde el cliente se desprenderá del viejo producto para adquirir a su sucesor. Todo está pensado, nada es casualidad.

Social Commerce, el reino del (Re)commerce

Internet nos ha enseñado a sacarle partido a nuestros bienes, a conseguir oportunidades y a revalorizar nuestro dinero apoyándonos en nuestros contactos y en comunidades virtuales. ¿Quién no ha revendido una entrada de un concierto al no poder ir? ¿Quién no ha vendido su viejo móvil en eBay para comprarse uno nuevo? Quien esté libre de (Re)commerce online que tire la primera piedra.

Este comportamiento lo han estudiado bien las marcas y saben que el consumidor es, ahora más que nunca, protagonista. Que puede elegir qué comprar, dónde y en qué momento venderlo para recuperar parte de su inversión. El consumidor está conectado, las redes sociales son su herramienta. El matrimonio entre el Social Commerce y el (Re)commerce ya no es el futuro, es el presente.

Pero vayamos a casos reales, aquellas campañas de marketing centradas realmente en sus clientes. Si quiero vender un producto debo pensar cómo mi cliente va a conseguir el dinero; como marca debo ponérselo fácil, con campañas más vinculadas al usuario; y ser transparentes, además de conseguir un beneficio real.

Casos de éxito de (Re)commerce

  • Mango devuelve un 20% del valor de la compra en nuevas prendas si los clientes traen sus ropas usadas antes de los 12 meses.
  • Decathlon tiene ‘Trocathlon’, un mercadillo donde vendes tus artículos deportivos usados y los cambias por descuentos o compras otros usados.
  • Adidas se centra en ‘Refresh your gear:’ te dan un 50% de descuento en los modelos nuevos por tus viejas zapatillas.
  • Guitar Center también te da descuentos en tus compras si llevas guitarras viejas.
  • Tranvía Murcia porque los tranvías murcianos cambian tu coche usado por un ticket vitalicio de tranvía.
  • DealsGoRound, un portal de reventa de cupones de Groupon, LivingSocial, Letsbonus.
  • StubHub, portal de reventa de entradas para espectáculos deportivos, musicales o teatrales.

Queda mucho camino por recorrer, pero ya se han trazado líneas de ruta. En América, sin duda, se está convirtiendo en todo un fenómeno, pero ¿creéis que en España llegará a tener tanto impacto esta tendencia? ¿Están preparadas las marcas y los consumidores para ella?

Fuentes:
www.trendwatching.com
leblog

Menú