Las Leyes de la Experiencia de Usuario (UX)

Kike Valdenebro

9 mayo 2024

rta creatividad banner gr 2

¿Alguna vez te has sentido perdido en un sitio web, buscando infructuosamente ese botón de «comprar ahora» o «más información»? Esta experiencia frustrante es más común de lo que piensas, y no es culpa tuya. Se trata de una cuestión de diseño de experiencia de usuario, también conocida como user experience o UX. La UX abarca las percepciones y emociones de un usuario al interactuar con un producto o servicio digital. Un buen diseño de UX se centra en hacer estas interacciones lo más sencillas, agradables y eficaces posibles.

Desde sus humildes comienzos, el diseño de UX ha evolucionado significativamente. Inicialmente, el enfoque estaba en la funcionalidad básica y la usabilidad. Sin embargo, con el tiempo, los diseñadores han comenzado a reconocer la importancia de entender las emociones y necesidades del usuario, llevando a experiencias más intuitivas y enriquecedoras.

En este contexto, exploraremos  las leyes de la experiencia de usuario, cuyos principios orientan a los diseñadores a crear productos y servicios que no solo sean fáciles de usar, sino también agradables y emocionalmente satisfactorios.

Con un enfoque en las leyes de la UX, descubrirás cómo pequeños cambios en el diseño pueden tener un gran impacto en tu experiencia digital diaria.

Las heurísticas de Nielsen.

Jakob Nielsen, histórico ingeniero, diseñador y gurú de la UX, nos dio en 1990 diez reglas heurísticas que son como la brújula para cualquier diseñador. Son consejos tales como mantener una consistencia en tu diseño o asegurarte de que los usuarios reciban feedback de sus acciones. Los diseñadores aplicamos estas reglas constantemente. Por ejemplo, al diseñar una tienda en línea, nos aseguramos de que el botón de «añadir al carrito» sea imposible de ignorar, y de que los usuarios sepan exactamente cuándo su pedido se ha procesado.

heuristicas de jakob nielsen
Fuente: Diego Amorín

Las diez reglas heurísticas de Nielsen son las siguientes:

  1. Visibilidad del estado del sistema: Es crucial informar al usuario sobre lo que está sucediendo en la aplicación o sitio web. Un ejemplo típico es el indicador de carga cuando se suben archivos. O imagina que estás esperando un mensaje importante: ¿no es genial cuando tu app te dice que está «buscando mensajes nuevos»? De eso se trata: de saber lo que está pasando.
  2. Relación entre el sistema y el mundo real: Las aplicaciones digitales deberían hablar tu idioma. Utilizar un lenguaje y símbolos familiares mejora la comprensión. Un buen ejemplo es el icono de lupa para la búsqueda.
  3. Control y libertad del usuario: Los usuarios deben tener opciones para corregir errores. ¿Alguna vez has enviado un mensaje por error? Nielsen sugiere tener una opción fácil de «deshacer» para esos momentos de «¡ups!».
  4. Consistencia y estándares: La coherencia en el diseño ayuda a los usuarios a aprender y navegar más eficientemente. Si todos los botones de «cancelar» son rojos, no pongas uno verde.
  5. Prevención de errores: Diseños que anticipan errores comunes pueden mejorar enormemente la experiencia del usuario, como formularios que validan la información ingresada.
  6. Reconocer en lugar de recordar: Hay que facilitar a los usuarios el reconocimiento de acciones y elementos en lugar de obligarlos a recordar información.
  7. Flexibilidad y eficiencia de uso: Ofrecer atajos y personalizaciones para usuarios avanzados puede mejorar significativamente la usabilidad. Atajos para expertos, opciones visibles para novatos. Todos contentos.
  8. Diseño estético y minimalista: Una interfaz limpia y ordenada mejora la concentración y eficiencia del usuario. Menos es más. No sobrecargues al usuario con información innecesaria.
  9. Ayudar a los usuarios a reconocer, diagnosticar y recuperarse de errores: Proporciona mensajes de error claros y útiles para guiar a los usuarios a través de la solución de problemas.
  10. Ayuda y documentación: Aunque un diseño debe ser intuitivo, contar con documentación y guías accesibles es importante para una experiencia de usuario completa. A veces los usuarios necesitan un manual. Haz que sea fácil de encontrar y de entender.

La aplicación efectiva de estas heurísticas puede transformar la interacción de los usuarios con productos digitales, haciéndola más intuitiva y satisfactoria.

Los principios del Diseño de UX.

Si las heurísticas de Nielsen son una especie de checklist para comprobar que nuestro diseño no incluye errores graves, los principios del diseño de UX son fundamentos y directrices más amplias que guían todo el proceso de diseño desde la conceptualización hasta la implementación, asegurando una experiencia de usuario efectiva y satisfactoria. Estos principios abordan aspectos como la usabilidad, la accesibilidad, la consistencia, la empatía con el usuario y la mejora continua, contribuyendo a la creación de productos y servicios que realmente cumplan las necesidades y expectativas de los usuarios.

  • Empatía: Imagina caminar en los zapatos de tus usuarios. ¿Qué frustraciones encontrarías? Entender estas emociones es esencial. No se trata solo de números y datos; se trata de sentir lo que sienten tus usuarios.
  • Usabilidad: Piensa en cómo te sientes cuando algo es fácil y agradable de usar. Esa sensación de fluidez es lo que buscamos en el diseño de UX. Cada clic debería sentirse natural y cada transición, sin esfuerzo.
  • Diseño inclusivo: Considera a todos los usuarios, desde aquellos con habilidades diferentes hasta personas con distintos contextos culturales. Diseñar para la diversidad no solo es lo correcto, sino que también enriquece nuestra obra.
  • Iteración continua: El diseño de UX es un viaje, no un destino. Al igual que en la vida, siempre hay espacio para aprender y mejorar. El feedback es un regalo que nos ayuda a crecer.
  • Contenido claro y conciso: En un mundo lleno de ruido, la claridad es oro. Un mensaje directo y sencillo puede ser la luz guía para los usuarios perdidos en la complejidad.
  • Coherencia en la experiencia: La consistencia brinda comodidad. Al igual que en nuestras rutinas diarias, en el diseño de UX, la familiaridad crea un sentimiento de seguridad y confianza.

Al aplicar estos principios, no solo estamos diseñando productos; estamos creando experiencias que resuenan a un nivel más profundo con nuestros usuarios.

UX: más allá del diseño.

La UX es más que solo diseño; es una filosofía centrada en el usuario. Al aplicar las heurísticas de Nielsen y estos principios, podemos crear experiencias digitales que no solo cumplen, sino que deleitan y empoderan a los usuarios. Así, la próxima vez que interactúes con una aplicación o un sitio web, podrás tomarte un momento para reflexionar sobre el trabajo y la consideración que hay detrás de cada elemento que aparece en tu pantalla. Detrás de cada botón, cada texto y cada función, hay un proceso cuidadoso de diseño y desarrollo destinado a mejorar la experiencia del usuario. Reconocer este esfuerzo puede ayudarte a apreciar aún más el trabajo detrás de las interfaces digitales y a comprender mejor el valor de una buena experiencia de usuario.