Good Rebels y la diversión de viajar sin GPS

Arturo Dorado

10 abril 2024

rta creatividad banner gr

Ser rebelde significa enfrentarse a lo establecido, luchar por hacer las cosas de una forma diferente a la tradicional. Una definición que, sin duda, podría aplicarse igualmente a la palabra creatividad.

Porque ser creativo no es otra cosa que practicar el pensamiento divergente, recorrer caminos laterales, menos concurridos -y casi siempre más divertidos- para llegar a tu destino. 

Ser creativo es, en definitiva, rebelarse ante la voz del GPS. (Lo siento, Nikki García)

Por eso, no es de extrañar que cuando alguien llega por primera vez a Good Rebels, le parezca el sitio más creativo del mundo. Porque, si hay algo que nos caracteriza es el afán por hacer las cosas a nuestra manera.

La creatividad está en todas partes.

Si visitas las “oficinas” de Good Rebels un jueves cualquiera es posible que pilles al CEO o a cualquier socio en la cocina, cortando tortillas y untando pan tumaca, mano a mano con los otros Chefs designados para el desayuno semanal. ¿Se te ocurre una estrategia de comunicación interna más creativa

Y si hablamos de la semana laboral de 4 días, de la autogestión de los equipos, de las vacaciones ilimitadas o de la transparencia de salarios, ya ni te cuento. Todos son ejemplos de esta creativa rebelión contra la forma de hacer las cosas en la autopista empresarial.

Y es que, en ninguna agencia o empresa, la creatividad debería ser exclusiva del departamento creativo. 

Para ilustrar esta idea existen varias historias (no se sabe muy bien si reales o inventadas) que se han convertido ya casi en mantras empresariales. La más conocida es, quizás, la de Colgate, que, gracias a la brillante idea de hacer el agujero del bote 0,5 mm más grande, consiguió aumentar sus ventas más que con cualquier campaña salida del departamento de publicidad.

Pero la historia de la empresa de mensajería UPS es más desconocida y, en mi opinión, todavía más sorprendente.

En 1970, un ingeniero tuvo una idea que hoy sería premiada en todos los festivales de creatividad publicitaria: evitar los giros a la izquierda en sus rutas de reparto. Desde entonces los camiones de UPS evitan girar a la izquierda siempre que sea posible. 

captura de pantalla 2024 04 10 a las 16 54 08

Podría parecer que esto solo sirve para dar más vueltas y hacer los trayectos más largos, pero la realidad es que, en los países en los que se conduce por la derecha, los giros a la izquierda son más lentos y menos eficientes al tener que esperar a que pasen los vehículos del carril contrario o a que un semáforo te permita girar. 

Por eso, con esta idea, ese ingeniero de UPS que no creía ser nada creativo, consiguió que la empresa ahorrase cada año entre 300 y 400 millones de dólares en combustible. 

Oro en Cannes y un ejemplo perfecto para entender que la creatividad es mucho más que creatividad publicitaria.

No hay creatividad (publicitaria) sin estrategia.

Pero, si queremos hablar de la creatividad publicitaria de Good Rebels, primero tenemos que parar a repostar en la estrategia.

A veces es fácil olvidar que la publicidad es una herramienta del marketing, lo que significa que siempre debería ir orientada a conseguir determinados objetivos de negocio. Por eso, el mejor copiloto para un creativo publicitario es siempre un planner.

Porque la creatividad sin estrategia está reservada al arte, donde tienes -nunca mejor dicho- un lienzo en blanco. Pero en publicidad siempre hay un objetivo, un destino claro al que tenemos que llegar. Sí, los creativos conducimos, pero los planners nos dicen los atajos, las curvas peligrosas y, lo más importante, los caminos sin salida.

Y es que un buen briefing no es el que te da libertad total, es el que te pone límites y barreras que te obligan a buscar otros caminos y, realmente, pensar de forma creativa.

Vale, ya podemos seguir.

Entonces, ¿cómo es la creatividad publicitaria en Good Rebels?

A veces improvisar puede ser el mejor plan.

En un contexto en el que los canales, los formatos y las estrategias de marketing de los clientes son cada vez más variadas, líquidas y complejas, lo mejor para ofrecerles un buen viaje es poner un poco de jazz.

Porque, igual que en el jazz, en la publicidad de hoy la forma más eficaz de conseguir un aplauso es improvisando. 

¡Que no cunda el pánico! Improvisar no significa estar perdido, sin un plan, significa dejarse llevar, pensar rápido y tener estructuras ágiles que permitan cambiar el ritmo a cada paso. Improvisar significa adaptarse a los formatos, a los influencers, adaptarse a las tendencias, a las generaciones y también a los presupuestos.

La mariposa y la abeja.

Pero esto no solo va de formatos. No podemos olvidar nunca que detrás de todo siempre debe de haber una buena idea. Usar el influencer más influyente del mundo, hacer otro FOOH o ser el primero en unirse al último trend no sirve de nada si no lo haces con una buena idea que resuelva el briefing.

Como dijo Mohammed Alí: “Vuela como una mariposa, pica como una avispa”. 

captura de pantalla 2024 04 10 a las 16 54 17

Improvisamos para movernos con ligereza entre formatos y tendencias, y eso es lo que nos permite estar preparados cuando llega el momento de golpear con nuestras mejores ideas.

La creatividad se cuida cuidando a la gente.

Pero improvisar no es nada fácil. Y menos en publicidad. Necesitas mucho talento y mucho ‘Know-how’. Necesitas expertos en tendencias culturales, en medios, en creación de contenidos, en diseño, en data, en IA, necesitas directores de arte y copies capaces de pensar, conceptualizar y ejecutar grandes ideas. Pero, sobre todo, necesitas que esa gente tan talentosa quiera viajar contigo.

Y por ello, para conquistar y retener el talento, nada mejor que una cultura empresarial atractiva. Una cultura que haga a todo el mundo sentirse parte del proyecto, sentirnos cuidados para que todos podamos cuidar nuestro trabajo de la misma forma. 

Tener e implementar una filosofía people-first no solo es la base para potenciar nuestro departamento creativo, sino para impulsar el talento en cada una de las áreas de Good Rebels y ofrecer servicios digitales 360º de la mano de expertos apasionados, tanto por su trabajo como por la organización. 

Aquí es donde la ruta nos vuelve a llevar a los desayunos de los jueves, la semana laboral de 4 días, la conciliación y todas esas cosas diferentes que hacen de Good Rebels, el principio del camino para muchos profesionales y muchos clientes.

Así que, si quieres conocer un poco más sobre nuestra forma de hacer creatividad puedes hacerlo en la web de Good Rebels Creative, y si, además, quieres probar las mejores tortillas de patata, también puedes venir a vernos al número 6 de la Glorieta de Quevedo de Madrid. 

 

Eso sí, mejor no pongas el GPS.