¿Qué hacemos cuando un famoso nos abandona?

Social Media

Hace ya más de una semana de la muerte de Steve Jobs y todavía se siguen viendo tributos online y offline del genio. Incluso el gobernador de California ha declarado el 16 de octubre el día de Steve Jobs. En post anteriores me preguntaba qué pasará con mi yo digital si muero mañana, pero ¿qué es lo que pasa cuando muere un famoso mundial?

Para muchos de los y las fans de genios tales como Steve Jobs, o megaestrellas como Amy Winehouse, internet ha abierto una ventana al mundo a la hora de compartir sus sentimientos hacia dichas personas y una forma de llevar el duelo de forma colectiva. Seamos más o menos activos en medios sociales, seguro que todos vimos, o incluso participamos, en hashtags como #ThankSteve o #iSad compartiendo nuestras reflexiones sobre sus aportaciones al mundo, fotografías/imágenes tributo y post en su recuerdo.

Todavía hay abiertas algunas preguntas que resolver: como si estos perfiles deben dejarse abiertos, como ocurre con el de Amy Winehouse, y utilizarse para comunicar un fin no lucrativo. O, por el contrario, y por respeto a la persona en cuestión, deben cerrarse o quedarse inactivos como podría ocurrir con una persona no famosa (aprovecho para recordar reflexiones anteriores sobre este tema).

Una idea que dejo abierta es la posibilidad de recrear a personas que han marcado un antes y un después a través de la tecnología. Generamos tal cantidad de contenidos que, se me ocurre, se podrían realizar conciertos de artistas del pasado, de forma benéfica o en beneficio de los que tengan los derechos en cuestión (ese es otro debate). De hecho, ya hay experimentos en esa línea. Los fans de Elvis Presley mantienen vivo su recuerdo y su filosofía de vida también online, con perfiles activos en Twitter y Facebook; e incluso, un ex-estudiante de historia decidió recrear la II Guerra Mundial en Twitter.

¿Vosotros qué pensáis? Yo, por mi parte, creo que estamos ante un cambio cultural y que nuestros comportamientos y acciones se están adaptando a las nuevas tecnologías y las posibilidades que estas nos ofrecen, incluído el duelo ante la muerte de alguien. Antes millones de fans se desplazaban miles de kilómetros para depositar un ramo de flores entre otros muchos ante la puerta de su princesa favorita, ahora compartimos con miles de personas nuestro tributo personalizado. Pero a veces también seguimos acercándonos físicamente a expresar nuestros sentimientos.

Imagen de Lydia Fizz en Flickr

Menú