Publicidad social y beneficios

Publicidad y Medios
Estimación sobre el futuro del Social Commerce Market (Booz&Co.)

Estimación sobre el futuro del Social Commerce Market (Booz&Co.)

¿Qué pretende una empresa obtener con cada una de sus campañas de comunicación? ¿Y en internet? Una web puede servir para vender directamente productos, para lograr que la marca sea más conocida, para mejorar la imagen que de ella se tiene o para trasladar a quienes ya son clientes las novedades sobre la empresa, entre otras muchas opciones. “Primero hay que identificar los objetivos que tenemos en la web”, tal y como explicaba recientemente en este mismo blog Gemma Muñoz. Una vez que se sabe qué se quiere, hay que conocer qué se está haciendo y qué hace falta cambiar para lograr los objetivos.

Es la conversión, esa obsesión para los que preparan las estrategias de comunicación: ¿cómo lograr que los usuarios se apunten al newsletter? o ¿cómo conseguir que respondan al cuestionario de satisfacción? Si ya de por sí parecía difícil en la web 1.0, las redes sociales parecen estar complicándolo aún más. Esto es al menos lo que concluye la consultora Booz&Co. en un reciente informe (PDF) que apuesta por este camino con datos: las ventas a través de redes sociales se multiplicarán por seis (de los 5.000 millones de dólares al año de este 2011 a los 30.000 de 2015) en cinco años. Y eso suponiendo que acierte, porque en demasiadas ocasiones, la red ha superado con creces cualquier pronóstico.

Esto significará para muchas empresas que aún están tratando de averiguar cómo posicionarse en este mundo que tendrán que aprender a marchar forzadas a sacarle un provecho directo, aunque con los consejos de Booz&Co. todo será más fácil:

  1. Llegar pronto y aprender con la práctica
  2. Desarrollar una estrategia para obtener los datos que necesita
  3. Definir lo que la experiencia del cliente debe ser
  4. Integrar el comercio sociales en una estrategia multicanal general

Y es que la encuesta realizada por la consultora deja una conclusión ya conocida para los que trabajan en la conversión: que el seguimiento en Twitter, los “Me gusta” en Facebook, las suscripciones en general no suponen un vínculo comercial. Según Booz, el 71% de los usuarios dicen que no sienten propensión a la compra de los productos de las empresas que le gustan en Facebook.

Eso no significa que las variables cuantitativas no sean relevantes para las empresas: la obtención de datos sobre las compras, el comportamiento y el perfil del consumidor o del seguidor permiten definir mucho sus gustos e intereses y ajustar a ellos la información que se le traslade. Y aún más: alcanzar el nivel de su entorno social. Definir en qué facetas un usuario es capaz de incidir sobre sus amigos, familiares y contactos profesionales. Si su opinión sobre baloncesto o política son valoradas por algunos de sus contactos y, a la vez, si sigue los consejos de un tercero sobre tecnología o restaurantes .

Una traslación de las tesis sobre los líderes de opinión en un mundo digital, con líderes parciales interconectados. Aunque un uso comercial de toda esta información requerirá también de un cambio en su monitorización.

Menú