No, no ¡y mil veces no!

Estrategia

No uses la palabra NO y no digas nada malo de tu producto. La publicidad negativa NO debe ser usada porque es negativa y eso es muy negativo.

FIN.

Ya está, ¿para qué vas a seguir leyendo? Llevas años oyendo esas estupideces de profesores, anunciantes y gurús y aún no has cambiado de opinión. ¿Por qué lo ibas a hacer ahora? Si por ti fuera el turrón 1880 no llevaría 40 años diciendo “el turrón más caro del mundo” sino tal vez “el turrón más almendrado del mundo” o “el más super-estupendo del mundo”. No va a servir de nada que te digamos que un “paid media”, de Sir Ernest Shackleton, consiguió 5.000 respuestas prometiendo sueldo escaso, frío extremo y grandes posibilidades de fracasar. Shackleton pasó a la historia de la publicidad en 1914 con un “banner”.

Tampoco te importará saber que uno de los mayores éxitos comerciales fue el “we are No.2, so we try harder” de AVIS en los años 60. Y, por supuesto, te gustará muy poquito reconocer que el mayor éxito viral de este país (Amo a Laura) formaba parte de una inteligente campaña titulada “no veas MTV”, que “solamente” logró situar por primera vez a MTV como líder de las televisiones musicales en España.

Seguramente que ya no te acuerdes de cómo IKEA te hizo bailar con su jingle en el salón no se juega mientras veías ejemplos de todo lo que no debería hacerse en un salón.

Si crees que esto te pilla muy lejos podíamos recordarte que la campaña #Noalpiestureo de Territorio creativo, no sólo consiguió un premio Smile, sino que logró que miles de personas la hicieran suya, que participaran y se divirtieran con el debate.

Eso por no hablar de MÁSMÓVIL, que está disfrutando una creciente popularidad en redes sociales gracias a su posicionamiento #SOMOSRAROS. La imagen que encabeza este post ilustra esta campaña… Idea que también es culpa de Territorio creativo.

Si has llegado hasta aquí, puede que te interese saber que una de las culpables de este post, creó para PUNTOMATIC una “lista sucia” en la que parte del target era acusado por sus madres, mujeres y novias de no ayudar en las tareas domésticas.

Mejor no vamos a mencionarte los premios y la repercusión mediática que tuvo porque te cabrearías un poco y eso afecta negativamente a la lectura de posts. Igual que te llevarías las manos a la cabeza si te dijera que uno de los que firma este post creó una campaña de Navidad para Coca-Cola en la que salía Pepsi. – Oh, ¡Dios! ¡Sacrilegio! (Pensarás con razón)

Resulta que no contentos con eso, en la campaña el repartidor de Coca-Cola y el de Pepsi se abrazan. Digamos todos juntos: ¡Que lo crucifiquen! Por suerte, alguien en Coca-Cola mundial PENSÓ (sí, en mayúsculas), que si una marca podía abrazar a su competencia en Navidad, ésa era Coca-Cola. ¿El resultado? Varios países europeos compraron los derechos del anuncio.

Burger King, Apple, Master Card, Diageo, The Independent, Volkswagen, TVE, NIKE… son sólo algunas de las marcas que cuentan con casos de éxito utilizando publicidad negativa. Y es que una de las razones por las que la publicidad negativa funciona es porque, al estar basada en ironías, trata al consumidor de forma inteligente.

Por si te ayuda a seguir leyendo te diremos que un estudio de la universidad de Montreal demuestra que los niños de 4 años son capaces de comprender la ironía. Si les dices: “Tú vuelve a hacerlo. ¡Venga! Tú vuelve a hacerlo”, ellos son capaces de entender que, en realidad, les estás diciendo lo contrario. ¿Curioso verdad? Luego cuando crecemos, parece que se nos olvida.

Todos conocemos a alguien que se queja y grita cosas como “¡Esto no debemos hacerlo!”, “¡Nosotros no somos así!”, “¿Qué van a pensar nuestros clientes?”, “Con lo bien que nos va haciendo lo que hacemos”, “Para qué arriesgarnos…” Esto es muy fácil. Porque lo realmente difícil es atreverse.

Si llegando hasta aquí no te has molestado por el tono y el sarcasmo, enhorabuena. Tienes la capacidad de ver que detrás de algo que parece negativo, puede haber un valor emocional que beneficie a la marca. Si por el contrario te han sentado mal las indirectas, tranquilo. Los abajo firmantes te pedimos disculpas y te dejamos que sigas en tu zona de confort positivo. Al fin y al cabo se está muy a gustito, ¿NO?

Menú