Nuestro experimento para hacer realidad la semana laboral de 4 días

Good Rebels
semana laboral de 4 días

Hace unos días, los miembros de la Senior Alliance de Good Rebels decidimos lanzar un pequeño experimento e implementar la semana laboral de 4 días entre los meses de julio y septiembre. Los objetivos del piloto son claros: trabajar de forma más inteligente, estar más descansados, ser más felices y más productivos para lograr así el mismo rendimiento en menos días. Todo ello mejorando la calidad del trabajo que hacemos para nuestros clientes. 

Con una media de 100 proyectos activos, en Good Rebels trabajamos con una gran variedad de clientes en Europa y Latinoamérica para generar experiencias digitales a través de los datos, la creatividad, la tecnología y el diseño. Nuestro equipo está formado por unos 130 Rebels (camino de los 200), y todos llevamos con orgullo el formar parte de una organización centrada en las personas, autogestionada, y con una cultura muy especial basada en la transparencia radical  y la idea del amor en el trabajo —intrínseca a nuestra magia latina—. 

Es precisamente nuestro enfoque como organización centrada en las personas (HCO, human-centred organisation, por sus siglas en inglés) el que mejor explica las razones por las que nos planteamos una semana laboral de cuatro días. Se estructura a lo largo de tres ejes: el camino del ciudadano, el del cliente y el del co-worker. 

El camino del ciudadano: aprendizaje y valor compartido

A mis hijas siempre les extraña cuando comentamos que su abuelo trabajaba seis días a la semana, o que su madre, en Alemania del Este, iba al colegio los sábados por la mañana.  Se necesitan décadas para lograr un cambio social, y solo unos cuantos martinis para olvidar los viejos tiempos. Y ha llegado el momento de un nuevo cambio. 

Parece que —esta vez sí— la promesa del incremento de la productividad mundial está cada vez más cerca de hacerse realidad. El COVID-19 ha acelerado la llegada generalizada del teletrabajo y aumentado considerablemente la productividad de los llamados knowledge workers (o trabajadores del conocimiento).  La inteligencia artificial, la robótica y las tecnologías digitales en general parecen allanar el camino hacia la semana laboral de cuatro días, y ya son muchos los países que se plantean probar este modelo. 

En Good Rebels, siempre hemos sentido que podemos contribuir al futuro del trabajo, demostrando que las empresas se pueden organizar de una forma más humana, erradicando la burocracia y garantizando una gran autonomía individual a cambio de responsabilidad. Además, nuestro afán por compartir conocimientos es una de las formas de retribuir y ayudar al progreso de otros profesionales

Si no nos atrevemos nosotros, ¿quién lo hará? Con nuestra humilde iniciativa queremos contribuir a la causa y demostrar que la semana laboral de cuatro días es factible y, sobre todo, beneficiosa para el bienestar de nuestros trabajadores, lo que incluye también garantizar la igualdad de género con medidas que faciliten la conciliación.

Por otro lado, sentimos que la sociedad necesita a nuestros increíbles Rebels. Muchos de nosotros aprovecharemos este quinto día para involucrarnos en labores sociales, emprender, seguir aprendiendo, ayudar a lanzar otros proyectos y estar más cerca de nuestra familia y amigos.

El camino del cliente: estamos aquí para ellos

No, no estamos locos. Lo damos todo y más por nuestros clientes. Somos conscientes de que este experimento planteará un sinfín de retos y quizás genere cierta incertidumbre en el corto plazo. Sabemos también que algunos de nuestros clientes (y no clientes) serán escépticos, aunque lo cierto es que las primeras reacciones han sido impresionantes. Pero espero que confíen en nosotros. 

Haremos buen uso de nuestra flexibilidad para garantizar el mejor servicio  y cumplir siempre con nuestros SLAs. Al fin y al cabo, la mayoría de nuestros proyectos se basan en resultados, no en el número de días que trabajamos. Cuando sea necesario, se establecerán turnos para ampliar la cobertura, pero siempre teniendo en cuenta que el objetivo principal es que nuestros Rebels traten el viernes como un día más del fin de semana. Si hay alguna urgencia, siempre estaremos ahí, como hemos estado hasta ahora los sábados y los domingos. 

Nuestro compromiso con el aumento de la calidad y la eficiencia es sólido, y sabemos que, si los Rebels están felices y bien descansados, podremos seguir ayudando a nuestros clientes a alcanzar sus objetivos de negocio a la vez que nos aseguramos de captar y retener el mejor talento. Todo por el bien de nuestros clientes. 

El camino del co-worker: armonía y relevancia 

En Good Rebels, nuestro mantra es la búsqueda de la armonía y la relevancia. Y aunque no es fácil encontrar el equilibrio entre ambas, intentarlo es honrar nuestros principios: somos ambiciosos, pero no estamos dispuestos a sacrificarlo todo por conseguir nuestros objetivos. 

Durante las últimas semanas, la jornada laboral de cuatro días ha protagonizado intensos debates internos. A muchos Rebels les agobia la idea de dar servicio solo de lunes a jueves, sin renunciar ni a la calidad del trabajo, ni a nuestra cultura corporativa ni a nuestros ritos internos (¿qué pasará con los Rebel Fridays?).

Nosotros estamos convencidos de que, si tenemos tiempo para descansar, ocuparnos de nuestra salud mental y dedicarnos a actividades más diversas, nuestro cerebro hará las sinapsis adecuadas y aumentará así la calidad de nuestros entregables. Al fin y al cabo, nos pagan por nuestras ideas, por nuestra agilidad y por nuestra capacidad de ejecución

La verdad es que no tenemos todas las respuestas, y tampoco queremos que nuestro trabajo deje de ser divertido. Se trata de trabajar de forma más inteligente, repensar cómo colaboramos unos con otros, potenciar el trabajo asíncrono e híbrido (presencial y remoto), acortar nuestras reuniones, comunicarnos mejor y deshacernos de los hábitos improductivos. 

En los ensayos japoneses de 2019, la productividad aumentó un 40%, y el resultado es similar en otras investigaciones. Pero quién sabe, quizás a nosotros no nos funcione. Por eso vamos a lanzar este piloto de tres meses, con el compromiso de hacerlo funcionar y de extenderlo hasta que se convierta en una nueva realidad.

Larga vida a la Rebelión

Menú