Por una buena causa: la mujer en la maleta

Creatividad

Diciembre de 2008. Tras un vuelo sin importancia, un grupo de pasajeros aguarda pacientemente la llegada de su equipaje junto a la cinta mecánica de un aeropuerto alemán. Un tipo encorbatado levanta la vista de su diario y su mirada topa con una maleta transparente. Contiene a una mujer. Ella le mira con ojos tristes. La cinta sigue corriendo… ¡Hay una mujer en esa maleta!

Con su etiqueta de facturación y dos etiquetas adicionales, una de Amnistía Internacional, y otra recordando que medio millón de personas son víctima del tráfico de personas cada año, la mujer de la maleta, una especialista, recorrió varios aeropuertos y fue recogida por al menos 58 medios de comunicación, según el vídeo de Amnistía Internacional, autora de la acción publicitaria. No es un mal resultado, teniendo en cuenta que, más tarde, los medios sociales amplificarán la noticia. El objetivo es captar la atención inicial de los medios para que ellos lo transmitan. Después, el potencial de viralidad que la acción tenga hará el resto.

Este tipo de acciones irrumpen en la vida del ciudadano y le muestran un mensaje que incita a la reflexión o le crean un estado emocional determinado. Creo que esto tiene sus riesgos: si una agencia se cuela en mi vida y me sorprende haciéndose la simpática para que compre un refresco de piña, lo más probable es que les mande a paseo. Ha de ser un mensaje que el receptor no interprete como un intento de manipulación ilegítimo. En este caso, luchar contra una lacra criminal planetaria parece una buena causa.

El otro ingrediente que, pienso, debe tenerse en cuenta es la simplicidad. La acción de Amnistía es perfecta en este sentido: una mujer metida en una maleta. Barato, sencillo e impactante. Una acción aparatosa, además de elevar el coste, puede echar atrás al transeúnte o ser ineficaz porque requiere demasiado tiempo para enviar el mensaje.

De cualquier modo, de la misma forma en que un buen anuncio te puede alegrar la tarde, una buena acción callejera puede hacer el día más interesante.

Vía | I Believe in Adv

Menú