Perdidos en las redes sociales: ¿dónde prefieres compartir?

Social Media

Linkedin para relaciones profesionales, Facebook para las personales, Twitter para poderlas mezclar si lo deseas y Google+ para empezar a probarlo todo y con todos, de nuevo. Y falta por ver la red social de Microsoft. Buffff… Responder a dónde se comparte o se consume más contenido, dónde hay más usuarios o quién tiene más seguidores y por qué parecen ser hoy preguntas viejas. El problema del futuro (más para las marcas y posiblemente no tan grande) es que nadie sabe realmente por dónde irá ese futuro, pese a todas las intuiciones que tengamos.

Quizá la solución del mañana para las personas sea mucho más sencilla de lo que pensamos. Quizá compartir nuestras ideas, fotos o links sea tan fácil como elegir el botón de la red social donde queramos ‘colocarlas’, en todos los archivos y herramientas o aplicaciones, al 100%. Para los que pretenden influir de forma general (marcas, organizaciones, líderes, etc.) la cosa se complica un poco. ¿Apostamos por todas las plataformas? ¿Deducimos o analizamos dónde puede ser más rentable? ¿Debemos crear contenido más específico para cada una de ellas?

Podemos observar pequeñas pinceladas para no estar tan perdidos en el futuro. Matices para poner entre comillas porque si algo hemos aprendido de estos últimos años es que aún somos bebés en redes sociales (aún nos preguntamos por qué compartimos online), que las plataformas sociales influyen en parte de nuestro comportamiento (nunca he hecho públicas tantas fotos mías) y que, pese a todo, seguimos adorando las relaciones personales estrechas o cercanas (estemos o no a miles de kilómetros). Vamos a ver esas pinceladas:

Nos gusta probar todo lo nuevo pero también perdemos rápidamente el interés inicial por las nuevas redes o herramientas, sobre todo si no representan una gran novedad. Ese será el reto de Google: darnos la posibilidad de hacer algo nuevo, sea o no sea más sencilla de usar que Facebook. Tras las primeras semanas, el índice de crecimiento de Google + descendió un poco (¿lógico?) y aún le queda por avanzar, como revelaba un estudio de Experian Hitwise a finales de julio. En una encuesta a casi 5.000 usuarios un 7,5% aseguraba haber eliminado su perfil en Facebook tras haber probado Google +. Tristán Elósegui se lo preguntaba a los propios seguidores. La última cifra de usuarios en Google + de la que se habla llega hasta los 25 millones. Instagram tiene 5 millones.

Queremos gestión personalizada y eficiente de nuestras relaciones. Es fundamental para la adopción y difusión de una red social, sea más fea o bonita. Es lo que muchos pedían a Facebook y lo que parece el acierto de Google + con sus círculos. Queremos ‘limpiar’ bien nuestra red, llegar a optimizar lo que queremos consumir y lo que queremos compartir. Eliminar el ruido inútil rápidamente y no tener que leer durante 15 minutos un ‘timeline’ de Twitter para encontrar un link interesante. Hace unos días hablaba de ello Nova Spivack (de Mashable) en su blog. Yo aún también me pierdo en mis propios círculos.

Buscamos siempre contenido de valor y los usuarios cada vez más demandan de las marcas eso mismo. Los posibles compradores en las redes sociales siguen pidiendo otro tipo de marketing, alejado de la publicidad tradicional. Se volvía a subrayar en un reciente informe de Custom Content Council y, bien, eso las empresas que deciden apostar en internet lo saben, en su mayoría. Sin embargo, cuando hablamos de contenidos para los ‘smartphones’ habréis tenido la sensación al bajaros una aplicación hecha por una marca y probar sus contenidos que estos tenían muy poco valor.

Se crea lo que parece más complejo y defrauda lo que parece más simple de ‘meter’ en una app de empresa que parecía ofrecernos mucho más. Conclusión: eliminar app y gran pérdida de oportunidad. En una encuesta de HiveFire a ejecutivos, la mayoría tenía claro que los contenidos en marketing también requieren planificación, estrategia y manos expertas que los lleven a cabo. ¿Volvemos a preguntarnos qué es lo difícil de crear?

Os pido que compartáis vuestras sensaciones personales a la hora de usar hoy las redes sociales, pero también que penséis en cómo creéis que las vais a usar o deberían usarlas las marcas en el futuro. De momento, en Social Media Marketing lo importante es saber reaccionar, planear y ejecutar. No exactamente en ese orden.

¿Aún os sentís cautivos de la plataforma social y sus reglas? ¿Cada vez se parecerán más unas a otras en un ejercicio de normalización de lo que funciona? ¿O cada red social tenderá hacia una especialización? Lo único que tengo claro es que seguirán mandando los usuarios. Y eso es bueno.

Imagen de Swanksalot en Flickr

Menú