¿Para qué sirven las Redes Sociales?

Social Media

¿Son efectivas las Redes Sociales? ¿Es necesario tener un blog? ¿Por qué unos publicitarios ATL se deciden por las Redes Sociales para comunicar su proyecto? ¿Existen comunidades valiosas? ¿Son muchos 10.000 fans en Facebook? ¿Y 1.300 followers en Twitter?

Espero que este post responda a todas estas dudas y lo haga haciendo un pequeño homenaje a una preciosa iniciativa: Juegaterapia.


Un día Mónica Esteban le contó a sus compañeros de trabajo que había ido a ver al hijo de una amiga enfermo de cáncer y le había llevado la consola portátil que su marido había dejado de usar. La reacción me la puedo imaginar: “¡Qué buena idea!, ¿Y si recogemos más consolas y las llevamos a los hospitales?”. Así nace Juegaterapia, una maravillosa iniciativa que han convertido en realidad 12 personas que dejan a un lado las excusas del “no tengo tiempo para nada” y recogen PlayStations, PSPs, Nintendos, xBox y todo tipo de consolas usadas para niños enfermos de cáncer y se organizan para distribuirlas por hospitales con zona de oncología infantil. La idea que les mueve es conseguir hacer más llevaderas las sesiones de quimioterapia de los pequeños en un momento tan difícil bajo el claim “la quimio jugando se pasa volando”.

Un proyecto desarrollado por publicitarios para el que no han utilizado medios convencionales, ni un spot de TV, ni una gráfica en prensa, ni siquiera una cuña… para comunicar su existencia, simplemente han contando lo que sucedía a través de un blog y han utilizado Facebook y Twitter para reunir alrededor de Juegaterapia a una comunidad activa y valiosa, que trasmite el mensaje, genera buzz y actúa como valiosísimos colaboradores.

Borja Cameron, miembro de Juegaterapia nos cuenta algunas claves: “Nos decidimos por las redes sociales, por la inmediatez, el acceso directo con nuestros colaboradores y la interacción con ellos. Además fue lo más fácil desde el principio. Esto nos permitió crear una gran red de colaboradores. En Redes Sociales no tenemos fans, tenemos colaboradores; la gente que nos apoya colabora con su pequeño grano de arena y esto hace que Juegaterapia sea lo que es gracias a ellos. Si en Facebook están todos nuestros colaboradores de una manera genérica, en Twitter se concentra la comunidad gamer, una comunidad muy activa y dispuesta a difundir nuestro mensaje por sentirse muy cercanos a nuestros valores. El blog cumple su función informativa y entre sí, todas cumplen la misión de ser nuestro escaparate, altavoz y oficina de puertas abiertas.”

Ahora que la obsesión de tener muchos followers nos invade, que las marcas parecen competir por quién la tiene más grande, buscando incrementar sus páginas en Facebook a golpe de regalo, una práctica a mi entender errónea y que construye comunidades huecas, la gente de Juegaterapia me cuenta que el secreto de su éxito está siendo la colaboración activa de sus seguidores. Sin ellos, Juegaterapia no sería posible.

“Las Redes Sociales son un ejemplo de solidaridad. Cuando hemos necesitado algo, una consola o unos juegos concretos, incluso un portátil ¡no han tardado más de 3 horas en conseguirlo! La gente se mueve y se organiza y ves cómo personas que no se conocían antes se ponen de acuerdo para ayudar. Sin las Redes Sociales no habría manera de hacer esto posible.” Ricardo de Santiago, miembro de Juegaterapia.

Para terminar y con el proyecto de Juegaterapia como ejemplo, quiero animar a todos los que tengan una idea en la cabeza y no se atrevan a ponerla en marcha, a llevarla a cabo. Hoy, las Redes Sociales nos ofrecen el escenario ideal para desarrollarlas, comunicarlas y hacerlas crecer, con cariño, pasión, siendo constantes e involucrando a gente con las mismas inquietudes que tú. Creo, y por una vez en mi vida sin dudas, que las Redes Sociales son algo que va a construir una sociedad más conectada, más valiosa y con las herramientas en su mano para conseguir lo que se proponga.

Os animo a donar vuestras consolas, a seguir a Juegaterapia en Facebook y en Twitter y a que seáis parte activa de esta iniciativa.

Y una última reflexión, esta vez más publicitaria, ¿Una idea y una ejecución como la de Juegaterapia no se merecería un premio en un Festival de Publicidad?

Menú