No olvidar la gestión de la reputación online

Social Media

Quiero reflexionar sobre esta frase de Conversation Marketing, y en consecuencia sobre la reputación online, aquello en lo que nos convertimos a los ojos de nuestros clientes o usuarios o consumidores, y que no es más que uno de los finales del camino imaginario que se transita y al que van dirigidas la suma de estrategias realizadas con los Social Media.

Recordar, el social media se sustenta en parte sobre la reputación. Construye tu reputación para contribuir en la comunidad, y conseguirás también mejores resultados cuando te promociones tú mismo.

Si a eso añadimos, como bien indican en Collabtopia, que “mantener una buena reputación en internet supone tres tipos de gastos: crear tu marca online, controlar los comentarios que otros vierten y reparar las críticas (o hacerlas menos visibles)“, la importancia de la gestión de este término es vital.

La conversación en la que se ha convertido, haciendo una simplificación bastante grande, las nuevas ideas sobre cómo manejar el marketing online, no sólo hablan de posicionamiento de marca, miran qué cuentas y cómo eres visto en Internet.

Es decir, reputación online.

Analizan la voz y el tono. Diálogos y opiniones creadas y recibidas. El valor que se llega a alcanzar por participar. La reputación implica influencia, en término positivo, si has logrado atraer hacia a tí a un público determinado, o también ser centro de atención, en término negativo, porque las acciones realizadas han supuesto recibir críticas veladas por los errores cometidos.

En lo que sería la ORM (Gestión de Reputación Online) que también explica Pedro Máiquez en Collabtopia, incluyendo el análisis de herramientas para gestionar la reputación online, para escuchar quién habla de, y lo que se dice de la marca, su uso no supone ser capaces únicamente de ocultar las críticas y que sólo se vea la influencia de uno, significa darles un giro para hacerlas propias y avanzar con ellas, incluida la defensa, ética, cuando se sufre un ataque.

Técnicas y herramientas para gestionar la reputación online existen, depende de cada uno el camino escogido (esconder o no las críticas que enturbian la reputación, gestionar los pasos para sacarlas de los buscadores…). Sin embargo, y es algo para tener en cuenta, se requiere de una estrategia previa, los pasos a dar deben estar siempre meditados con anterioridad.

Diría que la reputación se termina ganando siendo uno mismo. A veces, no es suficiente con eso. Son las obligaciones y decisiones arriesgadas que de cuando en cuando las empresas deben adoptar, las que hacen cambiar de planteamientos. No obstante, todo se resume a un objetivo básico, cuidar tu reputación, y por tanto, tu marca.

Menú