Mide y Analiza: sacarle el máximo partido a un blog

Analítica y Data Science

“Debo mantenerme zereno para no caer en la locura. Demaziado tarde…” El Gato con Botas en Shreck

Sinceramente, creo que no le sacamos el máximo partido a los blogs. Así lo afirmo, sin paños calientes. Muchas veces las únicas métricas a las que hacemos caso son el número de visitas que recibimos (dato cuantitativo) y el tiempo de estancia en el blog (lo usamos como dato cualitativo). Cuanto más altos son los valores de estas métricas, más felices nos quedamos. Pues mal. Muy mal.

Veamos, si uno tiene un blog es por algo. Sí, queremos que nos lean y que nos comenten y que se mueva por Twitter y que nos den a Google +1 y a Facebook like… Ese es el objetivo que podemos perseguir por cada artículo que escribimos, ser referentes en nuestro campo. Pero no nos podemos quedar ahí.

Con un poquito más de esfuerzo podemos hacer las cosas de otra forma, podemos hacer las cosas bien ?

Vamos a ello: a intentar medir el rendimiento real de nuestro blog.

Lo primero que debemos hacer es determinar qué objetivo perseguimos con el blog. No debe ser difícil saberlo. Un blog nos quita tiempo. Un blog nos supone un esfuerzo, al escribir, al documentarnos… Es decir, un blog nos “cuesta” dinero, es una inversión. ¿Una inversión para qué? ¿Cuál es el objetivo que perseguimos realmente con el blog? Parémonos un segundo y tengámoslo claro antes de seguir adelante.

Cuando tengamos ya claro el principal objetivo del blog, hay que pasar a la siguiente fase: determinar qué tiene que pasar en el blog para que se cumpla nuestro objetivo. Ilustremos este paso con varios ejemplos:

Si el objetivo de nuestro blog es:

  • Conseguir el máximo número de suscriptores al blog -> fijaremos la url de confirmación de suscripción al blog como éxito del objetivo.
  • Conseguir ser referente en la materia -> podemos fijar la url de “quien soy” o “datos de contacto” como éxito del objetivo.
  • Que se hagan fans de la página de mi empresa en Facebook -> fijaremos el botón de “síguenos en Facebook” como éxito del objetivo.

Y así sucesivamente. Lo importante es tener claro qué tiene que pasar en el blog para considerar que estamos teniendo éxito en nuestro objetivo principal. No tiene que ser nada rebuscado, usemos el sentido común.

Una vez aquí, lo siguiente es abrir nuestra herramienta de analítica web. Pongamos que es Google Analytics, lo que hemos de hacer es dar de alta este objetivo para poder seguir adelante.

En el ejemplo siguiente, tomamos el objetivo de conseguir el máximo número de suscriptores al blog. Por lo que ponemos el título “Suscripción Email” y tomamos la URL /confirmacion.html como cumplimiento de este objetivo.

Atención a lo más importante de este paso: dar valor a este objetivo. En el ejemplo hemos determinado que cada vez que se cumpla este objetivo, logramos 0,2 euros.

Dejamos que pase un mes para recolectar datos y en ese periodo de tiempo escribimos 3 artículos. Nuestra misión será saber qué artículo ha funcionado mejor de cara a conseguir nuestros objetivos.

¡Ojo! No tiene por qué ser el artículo más leído, ni siquiera el más retuiteado o el que más comentarios genera. Tiene que ser el artículo que más suscripciones haya generado.

Imaginemos que en este mes, entraron 500 visitas y 5 se dieron de alta en la suscripción.

Mi tasa de conversión será: 5 suscripciones / 500 personas = 0,01%.

Pero… ¿qué artículo me proporciona las suscripciones?

Estos son los datos que hemos recogido este mes:

Artículo 1 nos genera 300 visitas y 3 suscripciones
Artículo 2 nos genera 100 visitas y 1 suscripción
Artículo 3 nos genera 100 visitas y 2 suscripciones

Como cada suscripción nos genera 0,2 puntos, tenemos un campo que automáticamente se genera en Google Analytics asociado a cada página:

Índice de Ingresos = conversiones * valor objetivo / visitas a la página

Por lo que:

Artículo 1 = 3 suscripciones * 0,2 / 300 visitas = 0,2
Artículo 2 = 1 suscripción * 0,2 / 100 visitas = 0,2
Artículo 3 = 2 suscripciones * 0,2 / 100 visitas = 0,4

Esto quiere decir que es el artículo 3 el que mejor resultado me ha dado en base a conseguir suscripciones. Probablemente el siguiente paso para optimizar nuestro blog debería pasar por seguir hablando de la temática utilizada en el artículo 3 e intentar llegar a más visitas para aumentar el ratio de conversión.

En Google Analytics (versión antigua) se encuentra dentro del menú Contenido. No olvidemos ordenar por el campo Índice de Ingresos y ponderar la clasificación, así podremos clasificar por las páginas más importantes a nivel de volumen:

Aquí lo tenemos, cuánto “vale” cada página o cada artículo de nuestro blog en base a nuestro objetivo principal: conseguir suscripciones al blog. Hay que tener en cuenta que Google Analytics concede el valor del objetivo a todas aquellas páginas involucradas en la conversión. Es decir, si una visita lee los 3 artículos del mes en la misma visita y decide suscribirse, entonces cada uno de los artículos logrará el valor del objetivo.

Lo interesante será ver la evolución en la consecución de cada objetivo y determinar qué tipo de contenido ayuda mejor a conseguirlo. Incluso qué día de la semana ayuda más a la conversión, qué canal… segmentar por todo lo que se nos ocurra para optimizar al máximo nuestro blog teniendo siempre en mente nuestro objetivo.

¡Ojo! Esto no quiere decir que dejemos de lado las métricas básicas en medición de blogs, como las visitas y la actividad que genera cada artículo. Pero si nuestro objetivo principal no trata solamente de lograr visitas sino que va más allá, va de obtener un alto rendimiento, hemos de cambiar nuestra estrategia de medición e ir más allá.

El siguiente paso es dar de alta todos los objetivos que persigamos con el blog en Google Analytics. Hay que priorizarlos y darles valor en base a esa prioridad. Por ejemplo, si el objetivo principal de mi blog es la suscripción pero también me interesa que visiten mi sección de “contactame” y que se sientan interesados por mi usuario de Twitter, he de dar de alta 3 objetivos distintos con sus correspondientes mediciones de éxito (“url de suscripción confirmada”, “url de sección de contacto”, “evento de click a botón de sígueme en Twitter” respectivamente) y 3 valores de objetivo, que pueden ser de igual valor o de distinto valor si me interesa más uno que otro.

Seguiremos los mismos pasos que hemos relatado y sabremos cómo funciona cada página a nivel global de consecución de objetivos. Para saber el rendimiento de cada página a nivel de cada objetivo hemos de definir un segmento avanzado para cada consecución de objetivo y volver a cargar el informe de rendimiento de Contenido.

El bonus viene cuando además segmentamos por la fuente de origen al artículo y aprendemos qué tipo de artículo interesa a cada canal (qué interesa en redes sociales, qué en google, qué interesa a los fieles de tráfico directo…).

Cuando te quieras dar cuenta, habrás sucumbido a la locura de medir… Demasiado tarde para seguir midiendo solamente visitas y tiempo de lectura en el blog ?

Menú