Menos Twitter y más Delibes

Social Media

LosSantosInocentes_ETC

Y menos blogs, y menos Facebook, y menos tableta estos fueron mis trending topics del viernes y el sábado. ¿Por qué consumo tantos minutos visitando blogs o cotilleando en Facebook páginas y campañas que no me van a dejar absolutamente nada perdurable, que, al igual que este post que estás leyendo, se confundirán entre otros miles, millones? Cierto, es parte de mi trabajo. Quizás la pregunta sería, ¿Por qué no he dedicado más tiempo a leer a Delibes?

Más allá de un par de libros y varias adaptaciones cinematográficas (¡Qué buena es Los santos inocentes!), mi relación con uno de los maestros del periodismo, de la literatura y de la COMUNICACIÓN ha sido escasa. Bueno, pero, aquí, al blog de Territorio creativo se viene a hablar de marketing y, dando una vuelta a todas las reacciones que se han producido tras su muerte, he caído en la cuenta de que, volviendo a nuestra jerga, se trata de un apabullante caso de éxito en tres puntos: storytelling, reputación y generación de comunidad.

1. Storytelling. Aquí no hay discusión. Qué creativo sería capaz de convertir en una obra maestra un monólogo de más de 250 páginas en el que una viuda habla con su difunto marido, repasando su vida y milagros. El sábado, revisando algunos capítulos de Cinco horas con Mario, descubrí que es imposible manejar el lenguaje, la ironía y el humor como lo hace Delibes. Una lección para cualquiera que aspire a escribir.

2. Reputación. No he encontrado una sola noticia, un solo blog que hable mal de Delibes. Cierto es que resulta raro encontrar críticas en las necrológicas, pero a veces los matices, los pequeños detalles de algunas crónicas desvelan reproches. No es el caso. ¿Qué hizo Miguel Delibes para alcanzar tal reputación? Nada excepcional: escribir, trabajar, dedicarse a su familia, ser discreto, humilde. “Me gustaría ser recordado más o menos como lo que fui, si fui alguien”, le contaba a Leandro Pérez de Miguel. Ayer estuve trasteando un rato en las herramientas de monitorización que nos descubrió Roberto Carreras y vi, por ejemplo, que en Social Mention, el indicador “Sentiment” es un 10. Sí me sorprendió descubrir en Ubervu cómo, en los últimos días, Willy Toledo, gracias a Youtube, ha tenido más menciones que el propio Delibes.

3. Generación de comunidad. Con estrecha vinculación a la reputación, Miguel Delibes ha conseguido que personas que no le conocían personalmente sientan una profunda tristeza. No creo que haya una mayor demostración de identificación entre un líder y su comunidad. Es curioso comprobar cómo muchos usuarios el viernes entraron en Facebook buscando algún espacio en el que poder expresar sus condolencias, pero lo único que encontraron fue una página con una sola publicación en el muro (y realizada el 31 de diciembre de 2008). Aún así, 69 personas se decidieron a escribir.

Foto: Los santos inocentes. Año 1984. Película dirigida por Mario Camus.

Menú