Eduardo Serra: «El futuro pertenece a las pymes con capacidad tecnológica»

06 · 05 · 2005



Maraton de Boston¿Cabría esperar una acción de marketing guerrillero en alguna corrida de la inminente Feria de San Isidro? Aprovechando la gran audiencia, la afición del tendido 7 y que los medios se encargarían de difundirlo a los cuatro vientos, podría darse el caso de que alguien pagara a un espontáneo para lanzarse al ruedo luciendo una camiseta (o un capote) con algún tipo de publicidad.
Eso es exactamente lo que ha pasado en la maratón de Bostón el pasado 17 de abril. Un transeúnte fue abordado por un grupo de "guerrilla marketers" que le ofrecieron 50 dólares por correr un tramo de la maratón con una cartel en el que se anunciaba ManiaTV!, un nuevo canal de televisión en Internet. El buen hombre aceptó y salió corriendo ni corto ni perezoso hasta que la policía lo detuvo pocos metros más allá. Parece que el plan era no tocar a los corredores, pero finalmente el jaleo tuvo cierta repercusión y la escena que se montó consiguió precisamente lo que se buscaba: notoriedad a bajo precio. El único problema es que ManiaTV! se podría enfrentar a algún tipo de querella (seguro que el chocolate del loro en comparación con el efecto conseguido). Si esto mismo ocurriera en San Isidro, los anunciantes también tendrían que sopesar este riesgo.

Se entiende por marketing de guerrilla a aquellas técnicas encaminadas a lograr unos objetivos de comunicación -comúnmente el mayor impacto posible en el público objetivo-, al mínimo coste posible. O sea, dándole más al coco que al talonario. El problema es que existen ciertas técnicas que pueden rayar en el mal gusto, perjudicando más que beneficiando al anunciante (si dejamos aparte el famoso dicho de Oscar Wilde).
En otros casos, el ingenio demostrado puede ser realmente digno de elogio, desencadenando una epidemia viral boca a boca, que refuerzan exponencialmente el impacto de la acción publicitaria.

Más sobre el marketing de guerrilla:

Tags:

Fernando Polo

    linkedin       

Escribí #Socialholic y #Lidertarios con mi hermano Juan Luis. Planeta publicó ambos libros y disfrutamos de lo lindo. En 2001 ayudé a fundar uno de los primeros softwares de monitorización del mundo. Y en 2005 una plataforma de blogs corporativos. En Good Rebels ayudo a definir la visión, a alinear voluntades y a crear cultura…

Comparte +

Ver todos    Subir

Suscríbete a nuestros artículos

Suscríbete a #Rebelthinking y mantente al día de las últimas tendencias digitales, una selección de los mejores artículos de Rebel Thinking, así como nuestros últimos estudios y nuestra newsletter mensual.

He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad y cookies