No todo se reduce al dinero

Marketing

oro

En marketing de afiliados, especialmente en la parte comercial, siempre terminas encontrándote con más de un caso en el que el anunciante quiere lanzar un programa “con una comisión muy alta“?. No seré yo quien se queje de esto, en cuestiones de comisiones, cuanto más altas mejor, siempre que el anunciante se lo pueda permitir, claro.

Sin embargo, muchos anunciantes pasan algo muy importante por alto: lo que va a mirar un afiliado no es cuánto se paga en un programa por resultado, sino cuánto dinero va a poder comisionar si lo trabaja. En una primera impresión puede parecer lo mismo, pero evidentemente, no lo es.

Lo primero que hay que señalar es que un programa de afiliados no sirve para remediar un problema. Si no vendes, no vas a vender más porque haya más comerciales con tu producto en el mercado. Hay que analizar las causas, en lugar de hacer el problema más grande. Si tu imagen no es muy conocida, tal vez tengas que empezar por hacer campañas de branding y redes sociales. Si tienes tráfico pero tu site no convierte, probablemente necesitarás revisar la usabilidad del site, o la comunicación comercial que se hace en el mismo. Es decir, primero tienes que tener los deberes hechos antes de meterte en una estrategia de marketing de afiliación.

¿Qué es lo que va a mirar un afiliado a la hora de decidir trabajar en un programa de afiliación? Sin duda mirará la comisión, y como queda respecto a otras alternativas (los competidores muchas veces no son sólo programas de afiliación de tu sector, sino de otros sectores que el afiliado puede trabajar). Pero ni por un momento pienses que no van a mirar nada más, y que tomarán su decisión basándose sólo en cuánto vas a pagarle por resultado. Sin duda a los afiliados les interesa lo siguiente:

1. ¿Cómo es tu imagen de marca en el mercado? ¿Te conocen? ¿Eres fiable?

2. ¿Tienes mucha demanda? ¿Es muy estacional? ¿Eres muy nicho? ¿Vendes mucho?

3. ¿Tu site convierte? ¿Cuál es tu ratio de conversión? ¡Te voy a mandar mi tráfico! 🙂

4. ¿Tienes fugas? ¡Te voy a mandar mi tráfico! (y quiero cobrar por mi trabajo).

5. ¿Se va a caer mucho el Tracking? Te lo repito, es mi tráfico y quiero cobrar por mi trabajo.

6. ¿Qué herramientas me vas a dar? ¿Las cambiarás a menudo?

7. ¿Vas a incentivarme si hago muy bien mi trabajo?

8. ¿Vas a estar parando el programa? Porque yo soy serio y quiero un partner serio…

9. ¿Cuándo voy a cobrar?

10. ¿Cuántos días dura la cookie de click? ¿Tienes cookie de impresión? ¿Cuánto dura?

Estas son sólo algunas de las preguntas que te harán de forma retórica y que intentarán resolver estudiando tu site y las condiciones del programa; de esta forma se construirán una foto del mismo con el que poder decidir si trabajan o no contigo.

Ser consciente de esto es muy importante, ya que como acabamos de ver, tenemos varias palancas para conseguir un programa mucho más interesante para los afiliados que el de los competidores, aunque nuestra comisión sea la misma, o incluso, sea un poco más baja.

Al final, como en tantas otras cosas en la vida, no todo se reduce al dinero.

Foto | © Tito – Fotolia.com

Menú