Los 10 mandamientos del brand entertainment

Branding

La publicidad y el marketing ya no están sólo para ir a hacerse la cena en los 10 minutos de spots o para aumentar la colección de bolis promocionales. La publicidad y el marketing se están convirtiendo también en parte del ocio de los consumidores que ya no sólo observan, ahora participan, tienen experiencias. Es la era del brand entertainment. Pablo Muñoz, presidente de la Asociación Española de Agencias de Marketing Promocional (AEMP) y director general de Draft Worldwide, ha desarrollado los 10 mandamientos de la disciplina:

  1. Entenderás al público sobre todas las cosas, el público y su satisfacción son lo más importante. Sin entretenimiento no hay brand entertainment.
  2. No utilizarás el término brand entertainment en vano. Una agencia que trabaja el brand entertainment puede hacerlo todo, pero no todo lo que hace es brand entertainment.
  3. Diviértete mientras trabajas. Si pretendes entretener al público, debes ser el primero en hacerlo.
  4. Honrarás al anunciante y a su público. Haz que tu cliente se convierta en tu socio y que sus consumidores sean vuestro público.
  5. No desconfíes, colabora con tus competidores.
  6. No interrumpirás el entretenimiento del público. Trabaja con y no contra los creadores de contenidos, anunciantes, agencias, productoras y medios, trabajando juntos para llevar la relación con el público mucho más allá de la publicidad tradicional.
  7. No copies ¡Innova! Explora siempre nuevas formas de comunicación, tanto dentro como fuera de los medios convencionales.
  8. No te limitarás a ubicar productos. Del product placement al value placement. Si integramos los valores de la marca dentro de un contenido de entretenimiento, conseguiremos comunicarlos de forma más eficaz.
  9. No pensarás en la publicidad de forma tradicional. Una cosa es el brand entertainment y/o entretenimiento de marca y otra muy distinta es hacer una publicidad entretenida.
  10. No codiciarás los GRP’s a cualquier precio. Las grandes marcas necesitan grandes audiencias, pero no a cualquier precio. El prime time no tiene por qué estar reñido con la ética y la calidad.

Vía (99%com)

Menú