Las Olimpiadas creativas de Londres

Creatividad

Las Olimpiadas de Londres 2012 nos han dejado muchas ideas creativas llevadas a cabo por marcas. Algunas aprovechan el momento y respiran espíritu olímpico por los cuatro costados; otras, sirven para animar a los equipos de sus respectivos países. Echemos un vistazo a algunas:

Una de las primeras marcas en empaparse del espíritu olímpico fue Cadbury, la legendaria marca londinense de alimentación. A través de una aplicación en Facebook, la marca inglesa invitó a sus fans a unirse a un gran desfile olímpico para animar a los deportistas de su país. La aplicación llevaba la personalización al límite, pudiendo el usuario elegir su avatar, junto con la camiseta, el pelo e incluso un instrumento para musicalizar el desfile. Todos los participantes entraban en el sorteo de entradas para las Olimpiadas, además se establecieron juegos de capturas de dulces con la cámara en el propio desfile, que llevaban asociados premios.

http://youtu.be/b131ZDud0dY

Mini también se quiso sumar al apoyo de los deportistas olímpicos, en este caso los ingleses, con un vídeo que corrió de muro en muro en los días previos al comienzo de las Olimpiadas. Si el año pasado, Toys R Us celebró su aniversario con un concierto muy especial para niños, la marca inglesa de automóviles nos brindó un concierto en clave de cláxon interpretando el “God Save The Queen”. Para tranquilidad de la Reina, no se trataba de la incendiaria tonada de los Sex Pistols, sino del himno real oficial.

No sólo el equipo británico recibió el apoyo de las marcas, Volkswagen Holanda lanzó una acción para trasladar el fervor de sus hinchas a su selección de fútbol. Para ello, se sirvieron de una acción que conjuga emoción e innovación, a través de un coche que sólo funcionaba con la energía que proporciona el sonido. Varios participantes entraban en el coche y gritaban o cantaban al máximo volúmen posible para hacer andar el coche. La peculiar carrera llevaba asociados algunos premios.

Si por algo se caracterizan unas olimpiadas, además de por el espíritu deportivo que nos invade a todos (aunque nos pille en el sofá con los pies en alto y unos refrescos engordantes en la mano), es por la espectacularidad de sus galas de apertura y clausura. Este año, Gillette USA, propuso su alternativa a la gala de inauguración con una proyección mapping ¡sobre el agua! Justo cuando la ceremonia oficial terminó, Gillette dio el pistoletazo de salida a un espectáculo de luces, agua e imagen que dio la vuelta al mundo.

http://youtu.be/wE69jDKLvbs

Siempre he pensado que, hoy en día, es un desperdicio de dinero si una marca no aprovecha el alquiler del local donde ubica su tienda para hacer algo más que vender sus productos. En un local, una marca puede desarrollar una experiencia tan disfrutable para el consumidor que convierta el acto de compra en algo inolvidable. Con las Olimpiadas como telón de fondo, Nike creó en Selfridges una cadena de grandes almacenes del Reino Unido “Nikes´s House of Innovation”. A lo largo de una serie de retos, juegos y exposiciones con la tecnología como principal herramienta, los usuarios disfrutaban de una experiencia empapada por los valores de la marca deportiva.

En la Stratford Lego Store, muy cerca del recinto olímpico de Londres, la marca de juguetes instaló una genial reproducción del London Aquatic Centre con miles de piezas de Lego. Las figuras conmemorativas podían comprarse en la propia tienda.

Por último, la acción más social de las Olimpiadas. Una idea que a mi juicio es una contribución a la sociedad y que llevó a cabo la empresa energética EDF Energy. Se trata de un medidor de energía social. Una manera de plasmar en un espectáculo visual toda la emoción que la población londinense sentía respecto a las Olimpiadas de este año. A través del hashtag #energy2012 se recogían todos los tweets que contenían esa emoción, esa energía social. En función de la intensidad en la emoción de esos tweets un espectáculo de luces se desarrollaba en el London Eye, uno de los puntos más espectaculares y turísticos de la ciudad.


Menú