La televisión social, ¿moda o realidad?

Publicidad y Medios

Si nos paramos a pensar en los orígenes de la televisión caeremos en la cuenta que desde el principio fue social, lo que ocurre es que ya se nos olvidan aquellos años en los que toda la familia se sentaba en el sofá a ver la tele. Da igual qué programa fuera, verlo acompañado era lo normal.

Pasado o presente, actividades de ocio cotidianas como montar en bici, pasear, tomar un café, salir a bailar, etc. parecen que son más divertidas si las haces en grupo. Al igual pasa con la tele, cuando se ve un evento deportivo, un concurso o un reality show… nos gusta comentarlo con alguien, y es que como decía Aristóteles “el hombre es un ser social por naturaleza”.

La tele, o mejor dicho el televidente, nunca ha dejado de ser social. Lo era antes y lo sigue siendo ahora porque siempre ha estado latente la necesidad de comentar lo que nos rodea. Por tanto, no puede ser una moda una necesidad humana como es socializar, la tele en sí misma ni es social ni es asocial, es simplemente un medio, el que ve la tele sí es social.

Lo que sí ha cambiado es la tecnología. Gracias a ella, hacerse oír es cada vez más fácil, de ahí el éxito de Twitter, Facebook y otras redes sociales para infinidad de actividades incluida ahora la televisión.

En este sentido tal es la necesidad de una masa importante de telespectadores que en la práctica acaban utilizando lo que pueden para comentar lo que están viendo en televisión, incluso el e-mail.

Los datos en España son contundentes, según el estudio de Social TV de MPG junto con Salvetti&Llombart: el 74% de la población española realiza multitasking mientras ve la tele, y de éstos casi la mitad lo hace para comentar lo que están viendo por televisión – más de siete millones de personas -.

No es de extrañar el éxito que están teniendo aplicaciones móviles específicamente nacidas para y por la televisión como segunda pantalla a través de los smartphones/tablets como es el caso de Intonow o Viggle en EEUU; Zeebox en Inglaterra o Tockit en España. Aplicaciones que tratan de aunar en una sola app todo lo que el usuario necesita cuando ve la televisión y, por supuesto, integradas con Facebook y Twitter.

Las de EEUU están muy centradas en proporcionar contenidos adicionales y ofertas relacionadas con cada programa de televisión llegando incluso algunas de ellas a identificar qué programa está viendo el telespectador mediante un sistema de reconocimiento analógico de sonido tipo Shazam.

En el caso español, Tockit no sólo incorpora una guía de programación, sino que además esta guía es social ya que el usuario puede saber qué están viendo sus amigos, la audiencia social de cada programa y los comentarios en directo sobre los mismos. Además, incluye elementos innovadores como emoticonos, sonidos y valoraciones específicas de cada tipo de programa para que los usuarios puedan chatear incluso sin tener que escribir. Esto ha hecho que en poco tiempo haya alcanzado el top ten del appsotore en apps de entretenimiento.

¿Cómo podría ser una moda una tendencia que se está dando a nivel internacional con proyectos que ni se conocen entre sí? La gente que en España chatea sobre la televisión no lo hace porque lo hagan en otros países ni viceversa, lo hace simplemente porque le gusta y porque gracias a la tecnología ha aprendido una nueva manera de hacer la televisión más divertida.

En resumen, hay tres argumentos de peso por los que la televisión social no puede ser una moda:

  • El que ve la tele es social.
  • El telespectador utiliza “cualquier cosa que tenga a mano” para comentar los programas.
  • Se está consolidando e iniciando en diferentes países.

Entonces si es social, ¿volveremos a ver la tele en el salón todos juntos? En el salón de casa cada vez menos, pero sin duda aparecerán muchos otros “salones virtuales”.

Menú