La confianza en los Blogs Corporativos (I)

Branding

Se descuelga hoy Josh Bernoff en el blog de Groundswell con una entrada en la que alerta de un estudio realizado por Forrester donde se indica que los consumidores confían menos en los blogs corporativos que en cualquier otro canal (que es lo que se demuestra con el gráfico superior). Partiendo de esa afirmación, fruto de los datos recogidos del estudio en el que se basan, vamos a hacer una reflexión doble sobre el mismo, ya que conviene diferenciar que blog y blog corporativo, en cuanto a confianza, beben de la misma fuente: el contenido que tengan y su banco de confianza. Y uno no es menos que el otro, simplemente por aparecer la palabra corporativo al lado.

En realidad, no tengo blog personal, es más, a este blog corporativo lo considero mi blog personal, en el que escribo mis reflexiones sobre una temática determinada, que por cosas de la vida, pertenece a una empresa que me permite escribir con total libertad mis reflexiones. Es verdad que toco, en la mayoría de los casos, temas que a Territorio Creativo le interesan analizar, pero no deja de ser cierto, que este blog, con su contenido, y día a día, se ha ido ganando la confianza de sus lectores reflexionando desde la sinceridad, o al menos eso es lo que uno ha intentado. Es decir, para labrar la confianza de los lectores, primero hay que tener la conciencia tranquila, y obrar en consecuencia. Por lo tanto, el problema de confianza iría relacionado a los editores que escribiesen en ese blog corporativo, igual si no apareciese la etiqueta al lado. Puede que se eviten determinadas opiniones o informaciones, pero eso no significa que la información que salga a la luz esté tan filtrada, la empresa no va tirar piedras contra su propio tejado.

Indagando más en los datos, entre la gente que regularmente lee blogs, y dentro del 16% de los consumidores americanos que confían en lo que cuentan los blogs de empresa, el 24% de estos confían en lo que leen en ellos. Y entre los que tienen blog, el porcentaje aumenta hasta el 39%. De hecho, se observa que los que confían en los blogs de empresa son los consumidores que más confianza entregan, no sólo que ellos confían más en los blogs que la media de los consumidores, sino que en general confían más. Y es más, aquellos que confian en los blogs, también confían en otros medios (email, reviews de productos, buscadores, redes sociales, periódicos, revistas, radio…).

A la luz de los datos, el número que ese porcentaje supone no es muy elevado. Sin embargo, como bien apunta Josh Bernoff en su entrada, y que va relacionada con lo que comento yo al principio de ésta, la reflexión no debe realizarse sobre que este dato supone un motivo para renunciar a tener un blog, al contrario, sirve para recapacitar cómo o por qué tener un blog corporativo. Lo que se tiene que conseguir es que los clientes a los que va dirigido el blog no lo vean como pura publicidad, sino como el lugar donde se acercan para comentar, opinar, informar y comprender ciertas cosas que de otra manera les sería más complicado encontrar, que es lo mismo que si hablamos de confianza de los clientes hacia el medio.

El blog corporativo no consiste en hablar de productos y de empresas, consiste en encontrar el objetivo real de lanzar un blog, el cómo y el por qué al que nos referíamos con anterioridad. Consiste en escuchar los problemas que se encuentran con frecuencia los clientes y exponerles las posibles soluciones ante esos problemas. Realizar acciones que cumplan los objetivos marcados y que al final generen la confianza suficiente como para que el lector o cliente o como queramos llamarle, siga repitiendo visitas.

No se conseguirán seguidores a base de autopromoción. Los buscadores aman los blogs cuando estos enlazan a otros medios (blogs), cosa que no se logra con la autopromoción. El blog corporativo debe ser capaz de generar leads, links, recomendaciones, buzz, y trabajo también de relaciones públicas, que terminen aportando valor para la comunidad que se pueda generar alrededor del blog de empresa. La confianza que haga la relación coste beneficio provechosa.

Eso no se hace cobrando poco o diciendo que yo lo hago más barato que aquellos que saben, como hoy me comentaban por mail la gente de Territorio Creativo, porque la confianza que se busca, requiere de tiempo y esfuerzo, algo que ese que hace la oferta barata no tiene en cuenta, y porque todo afectará a algo tan importante, y que muchos olvidan, como es la reputación online, que se verá mejorada, si esa confianza que se entrega se ve recompensada.

Dentro del desarrollo de una comunidad, se necesita crear algo que dé una voz a esa comunidad, que es lo que representaría un blog. En este sentido, nos puede servir de ejemplo la comunidad que ha lanzado recientemente Carrefour, que como explica error500, se sustenta sobre la base de un componente de contenido editorial trabajado (blog corporativo sobre una temática que no es la empresa o un producto, sino algo que preocupa a sus futuros lectores), enlazado con otro creado/moderado por los usuarios (comunidad). Si tenemos un publico objetivo, lo correcto es bloguear/escribir para ellos, sabiendo que no todas las empresas tienen una legión de seguidores.

El entrar o no en juego, supone parar, pensar qué hacer, y determinar los objetivos que movilizan al público al que se quiera dirigir la empresa. En formar el importante banco de confianza, que todo blog, sea o no corporativo, tiene.

En eTc: Vender un proyecto de Social Media
En eTc: ¿Cómo puede una PYME usar los blogs?
En eTc: Pensando en las PYMES: Domestika lanza su blog corporativo

Menú