La comunicación digital aún no ha superado las diferencias culturales 

Branding, Transformación Digital

La globalización y el aumento de los trabajadores autónomos hace que hoy en día los equipos sean cada vez más internacionales. Ahora muchas personas pueden trabajar juntas desde diferentes países y zonas horarias. Esto puede suponer un gran reto para los proyectos ya que, además de adaptar los plazos a los horarios de los países implicados, debemos tener en cuenta las diferencias culturales entre los miembros, que pueden afectar a la eficiencia del equipo. La cuestión es, ¿cómo podemos hacer frente a estas diferencias, o incluso beneficiarnos de ellas, si sólo nos relacionamos con nuestro equipo a través de una pantalla?

Comunicación

Al igual que en los equipos locales y nacionales, la parte más importante es la comunicación. Con esto no nos referimos solo al lenguaje, que cada vez más deja de ser una barrera. También hablamos de la forma de comunicarnos. Dependiendo del país hay que distinguir entre comunicación directa e indirecta o culturas de bajo y alto contexto. 

Por ejemplo, los alemanes son muy directos en su forma de comunicarse. “Tenemos que trabajar más eficientemente. Tenemos que dejar de emplear nuestro tiempo en tareas innecesarias”. Sin embargo, si trabajamos con países que se comunican de manera indirecta, habrá que leer entre líneas. Esto puede ser aún más difícil cuando tenemos una pantalla entre nosotros y detalles como los emoticonos o los signos de exclamación causan confusión y fricción entre los miembros del equipo. En este gráfico de Southeastern University podemos ver la diferencia entre países como Alemania, con un área de contexto bajo, España en el medio y China en el área de contexto alto.

Ilustración 1: Southeastern University, Comunicación Intercultural

Para llevar nuestro equipo al éxito, debemos asegurarnos de que la comunicación sea lo más clara posible, que todos los miembros se sientan incluidos y que tengan siempre la información necesaria para completar sus tareas. Debemos ser conscientes de las diferencias entre los países y adaptar nuestro estilo de comunicación a sus necesidades si es necesario.

Conexión

Otra diferencia entre los equipos internacionales que funcionan bien y los que tienen dificultades, es el nivel de conexión emocional. Tener una gran conexión dentro del equipo es esencial para que haya confianza y armonía. Normalmente los líderes de equipo crean actividades de team building para que los integrantes se conozcan y se relacionen. Sin embargo, en los proyectos internacionales muchas veces esto no es posible. 

Entonces, ¿cómo podemos hacer que personas que nunca se han visto conecten entre ellos? La respuesta es encontrar similitudes. La forma más fácil y rápida de conectar con otras personas es cuando tienen ideas afines. Por esa razón, tratemos de encontrar similitudes dentro del equipo. Esto se puede hacer de muchas maneras. Ya sea con algún tipo de juego con el objetivo de conocerse mejor o simplemente tomarte un café mensual. Hay una gran diferencia entre escribir emails o hablar cara a cara (aunque sea a través de una pantalla).

El tiempo

Por último, las diferentes culturas también tienen ven el paso del tiempo desde diferentes puntos de vista. Parece algo simple, pero debido a esto los plazos y deadlines son la causa más común de conflictos y malentendidos en los equipos internacionales. Para entender el comportamiento de cada cultura es esencial conocer su percepción del tiempo.

En las sociedades occidentales vemos el tiempo de forma lineal mientras que las culturas orientales que ven el tiempo como un ciclo. De esta forma en occidente la gente piensa en el tiempo como un recurso limitado, una vez que se acaba el plazo el trabajo tiene que estar terminado. La visión cíclica del tiempo, sin embargo, se centra más en mantener la armonía que en terminar las tareas. Ninguna de las dos perspectivas es mejor que la otra, pero es importante tenerlas en cuenta si queremos cumplir con nuestros plazos de entrega. 

En los siguientes gráficos podemos ver las diferentes percepciones del tiempo. La mayoría de la gente occidental pensaría que si se programa una reunión a las 5:00 p.m., para ambas partes significa 5 p.m. como se ilustra en el gráfico de abajo.

Ilustración 2: Basada en “Cuando las culturas chocan”: Liderando a través de las culturas”, Richard Lewis, 2006

Pero la realidad muchas veces no es así. En Austria por ejemplo, si se programa una reunión a las 5:00 p.m., normalmente todo el mundo está allí 5 minutos antes. Siempre trabajan con un margen en caso de que surja un imprevisto, como un atasco de tráfico, dar los últimos retoques a una presentación, etc.

Ilustración 3: Basada en “Cuando las culturas chocan”: Leading Across Cultures”, Richard Lewis, 2006

Sin embargo, cuando agendamos una reunión con México, es probable que tengamos que esperar una media hora a que la gente aparezca. 

Ilustración 4: Basada en “Cuando las culturas chocan”: Leading Across Cultures”, Richard Lewis, 2006

Puede parecer una falta de respeto, pero no es así. Hablamos de nuevo de diferentes percepciones del tiempo y de la consciencia del mismo. En general, cuando se trabaja con personas de diferentes países, siempre es una buena idea contar con un margen de tiempo amplio, sobre todo si se trata de plazos estrictos, y estar siempre coordinados sobre el progreso de cada tarea. En lo que respecta a las reuniones, la solución es bastante parecida. Siempre pueden comenzar más tarde de lo previsto, o incluso tardar más de lo esperado. Por esa razón, tener siempre algo de tiempo extra nos ahorrará estrés y nos ayudará a prevenir conflictos.

Con todo trabajar en un proyecto internacional supone un gran reto, pero ser conscientes de los tres obstáculos más importantes (comunicación, conexión entre los miembros, y tiempo) nos ayudará a mejorar la eficiencia del proyecto y a potenciar el trabajo en equipo. Y lo que es más, es una manera inmejorable para aprender de los demás e inspirarnos. 

Menú