Geolocalización social, la nueva caja de Pandora

Estrategia

No sería novedad, traer hoy aquí un post destacando la increíble tecnología Global Positioning System: sistema de posicionamiento global o más comúnmente conocido como GPS. Es una tecnología con más de 60 años y hay que remontarse al 1957, cuando la Unión Soviética lanzó al espacio el satélite Sputnik I, que mediante la observación del efecto Doppler de la señal que transmitía se descubrió poco después la posibilidad no solo de saber dónde estaba un satélite en un momento dado, sino que el satélite podía saber dónde estábamos nosotros también.

Esta tecnología fue avanzando durante décadas, se usó primero como sistema de navegación militar y posteriormente en el uso civil para barcos y aviones, llegando hoy en día a ser muy común… hasta el salpicadero de cualquier coche. Con este sistema podemos asegurar de forma más o menos fiel nuestra localización exacta en el globo terrestre y nos permite saber con ello nuestra posición en un momento dado.

La revolución GPS+MÓVIL+SOCIAL MEDIA

Es la tendencia de los últimos tiempos, unir esta tecnología al entorno social media y más concretamente el uso de la misma mediante entornos móviles, la que me ha incitado a reflexionar ante este fenómeno relativamente nuevo y que abre todo un crisol de nuevas posibilidade,s tanto a los usuarios como a los profesionales del marketing.

Hay un uso cada vez más extendido de móviles smartphone, donde nos encontramos un mercado maduro todavía en fase expansiva. Cada consumidor cuenta con 1,6 líneas telefónica de media pertenecientes a dispositivos con funciones y servicios avanzados.

La velocidad cada día mayor en la adaptación del parque móvil a esta realidad se puede apreciar en la tasa de renovación de terminales: el 58% de los consumidores encuestados tienen un móvil con menos de un año de antigüedad. Este aspecto permite acortar el tiempo que se necesita para que una gran mayoría del parque móvil disfrute de terminales con la tecnología hardware apropiada. Y unido a los últimos datos, que revelan un crecimiento del 275% en el uso del móvil como acceso a redes sociales, hay desde hace tiempo proyectos como Forsquare o Gowalla, redes sociales especializadas en geolocalización, (donde claramente apuestan por esta fórmula de unir GPS, Móvil y Red Social). Estas iniciativas gozan de una relativa popularidad entre los early adopters, siendo un dato los 4 millones de usuarios que alcanzó en octubre del 2010 Foursquare, quizás la más popular de las redes sociales dedicadas en España.

Incluso el gigante de las redes sociales Facebook, anunció en agosto Places con un sistema similar a Forsquare o Gowalla. Pero este se enfoca menos al ámbito lúdico y se centra más en su uso por empresas (junto a pages) y usuarios que quieran saber aún más de los lugares y locales cercanos por recomendaciones de gente dentro de su red social. El estudio del Pew sobre la tasa de impacto de este tipo de tecnología nos revela que el 7% de los adultos que usan Internet desde sus celulares son usuarios de alguna red social basada en geolocalización. O que el 8% de los usuarios de Internet entre 18 a 29 años usan servicios de geolocalización, lo que lo hace el grupo con mayor adopción.

Privacidad

El talón de Aquiles, que tienen que lidiar es la privacidad, que se ve otra vez seriamente dañada con el uso (indiscriminado) de las mismas. No siempre queremos ser localizados, y mucho menos que esa localización la sepa todo “el mundo”. Esto trae consigo dos consecuencias, la reticencia de un uso masivo de este tipo de tecnologías y los problemas legales con los que se pueden encontrar, un tema a abordar de forma pausada y que sinceramente creo está de manos de los desarrolladores del software subsanar, si permiten que sea el usuario siempre de forma consciente el que revele su posición en un momento dado concreto.

¿Cómo se puede aprovechar el mundo empresarial?

Imaginemos por un momento que nuestro flamante y recién abierto negocio tiene la posibilidad de interactuar 24 horas al día con los posibles usuarios interesados en su producto, que los que ya han disfrutado de tus servicios puedan recomendar a sus amigos (vía móvil) de la maravillosa experiencia, y a su vez la gente que está cerca pueda saber (al recomendar otro lugar cercano) que tu negocio existe y que es una pena que estando tan cerca no pases a conocerlo, más inclusive si un amigo de esa persona lo recomendó a su red social.

Y es que si hace unos años la localización física era el ser o no ser de una tienda, establecimiento o local (que vivía de la cantidad de gente que se paraba en un escaparate), la geolocalización nos permitirá trasladar esa “influencia” a la red, permitiendo a los usuarios “destacar” (esta es la esencia y lo más importante en este tipo de tecnologías, la recomendación) de lugares que pensemos merezcan la pena ser visitados.

Con ello conseguiremos, si nuestros productos y servicios son “destacables”, una buena estrategia en social media y, gracias a la geolocalización, tus clientes puedan ser tus mejores comerciales (hablando y recomendándote a todos sus amigos). Podremos identificar nuestros mejores clientes y embajadores de nuestra marca, a los que podemos “recompensar” por dicha tarea, ya sea con descuentos, etc.

La gran oportunidad para los negocios es ver el contexto local y el comportamiento del usuario, lo que permitirá ofertas y servicios mucho más relevantes para los consumidores.

A su vez, cuando un negocio añada sus datos de geolocalización también podemos saber cuáles son las tendencias, saber por qué la gente va a tu negocio o no. Un auténtico tesoro a la hora de explotar una empresa para saber enfocar las verdaderas necesidades de nuestros posibles clientes.

En definitiva la geolocalización, junto al fenómeno social media permitirá llevar “a la calle” la opinión y recomendación de los usuarios y permitirá entender exactamente cómo una comunidad actúa recíprocamente con nosotros. Esto permitirá construir relaciones comerciales con nuestros clientes de una forma totalmente personalizada.

Estaremos muy atentos a este fenómeno, que estoy seguro dará mucho que hablar en 2011, tanto para usuarios como para profesionales del marketing, que tendrán seguramente esta estrategia en su arsenal de herramientas.

Menú