¿Es tan diferente el “negocio” si añadimos “digital”?

Estrategia

“Todo negocio consiste en una transacción mediante la cual dos o más partes intercambian bienes y servicios por un precio determinado o determinable.”
Wikipedia

El negocio es una actividad humana que lleva tanto tiempo entre nosotros como casi con total seguridad el ser humano en este planeta. Y puede que que nos parezca que ha cambiado desde tiempos tan remotos pero en realidad la definición sigue siendo la misma, sólo se ha vuelto infinitamente complejo.

Cuánto de complejo se ha vuelto daría para estudiar interminables manuales por sector de actividad y, probablemente, nos costaría encontrar una única solución al mejor método para llevar a cabo un negocio hoy en día.

Y si hay un componente responsable del galimatías actual, es definitivamente el componente “digital”. La tecnología se ha convertido en el aliado perfecto para el asalto al poder de aquellas iniciativas que han sabido aliarse con ella, mientras que para los menos duchos se ha convertido en un verdadero suplicio. Suplicio que amenaza con acabar con sus negocios, por otra parte.

En noviembre de 2015 en Territorio creativo publicamos un estudio bastante completo, sobre como las empresas en España abordan la transformación digital en la que estamos inmersos. ¿Qué pensaban empresas y profesionales en ese momento del tsunami digital?

TcResearch_1

La mayoría de las ventajas asociadas a la transformación digital se preveían en torno al desarrollo de nuevos productos y servicios (64%), el incremento de la eficiencia y reducción de costes (61%) y el incremento de la cuota de mercado en mercados existentes (58%).

Bastante por detrás, con un 38%, la posibilidad de abrir nuevos mercados o crear alianzas tecnológicas o con startups (30%). Y la menor de las ventajas previstas se recoge en el área de Fusiones y Adquisiciones, con un 13%.

Claramente la definición de nuevos productos o servicios, a base de combinar lo conocido de manera distinta, es el mayor esfuerzo de cualquiera de las empresas. Y ello puede redundar en que la venta de los mismos, pueda significar un considerable ahorro de costes, frente a modelos conocidos.

Y respecto de las tecnologías detectadas ¿cuáles creían las empresas que tendrían mayor impacto para ellas?

TcResearch_2

 

El impacto del Business Analytics es alto para un 90% de los encuestados, destacando Telecomunicaciones e Internet (con un 82%) Alimentación y Bebidas (80%), Moda y Belleza (75%), Banca, Finanzas y Seguros (72%).

En el caso de Big Data, con un porcentaje de impacto alto o medio del 88%.

Las nuevas soluciones de Movilidad (83%) y Omnicanalidad (79%) siguen en importancia respecto a su impacto en negocio.

¿Se está cumpliendo la expectativa?

En nuestra experiencia basada en el trabajo continuado con las empresas, la transformación digital como concepto ha calado hondo y está en la agenda de más y más compañías. Pero estar en la agenda y que esté pasando son cosas no siempre consecutivas.

Estamos en un momento que para que las ventajas se hagan realidad, se necesitan personas con unas habilidades que en parte no se encuentran dentro de las compañías, lo que conlleva una búsqueda de perfiles con conocimientos y experiencia para poder abordar ese cambio. Pero el mercado laboral tampoco dispone de esos perfiles a simple vista.

Estamos asistiendo a un “cuello de botella” entre la estrategia y la implantación, que retrasa inevitablemente, cuando no desvirtua, la hoja de ruta original. Y por si fuera poco, para que los negocios se vuelvan más digitales, las decisiones tienen que venir avaladas por comités de dirección, CEO’s y directores generales, no siempre todo lo implicado que podrían estarlo para alcanzar el objetivo.

Y como no podía ser de otra manera, la tecnología y el software nos come día a día, y en manos de los consumidores nos obliga a replantear una y otra vez el dibujo que hemos pintado, sin tan siquiera ponerlo en marcha.

Personas, compromiso y nuevas habilidades. La fórmula que en nuestra experiencia está permitiendo a las empresas que han empezado el camino: alcanzar la tierra prometida.

Tiempo de revisar la agenda de la transformación digital en tu empresa, ¿no? 😉

Menú