Entender la marca personal

Branding

Dan Schawbel, consultor de “personal branding“?, nos trae cinco consejos para ayudarnos a entender cómo debe ser nuestra actitud de cara a nuestra promoción personal en el espacio de la Web 2.0. Sus cinco mandamientos son: ser activo, ser uno mismo, asertividad, pasión y visibilidad.

En un entorno en que encontrar cualquier tipo de información sobre cualquiera se volverá cada vez más sencillo, en parte por la resignación con que habitualmente compartimos información personal con múltiples páginas web, no es tan importante hacer hincapié en una solidez o solvencia tan corporativas como impersonales como en la autenticidad y la pasión con que llevamos a cabo nuestro trabajo e incluso nuestra vida en general.

El hartazgo con el discurso y la imagen gris del ejecutivo de cualquier tipo y sector, unido a la pérdida de confianza tras los últimos (y otros anteriores) desmanes financieros, puede resultar liberador al permitir que los valores más importantes con que contamos para salir adelante salgan a flote: el talento y la creatividad.

Lo que Dan Schawel propone con sus cinco leyes para la visibilidad es, ni más ni menos, que nos dejemos de discursos corporativos aprendidos en manuales de “business“? (claro que Schawel también ha escrito un manual sobre esto mismo), y nos dediquemos a hacer lo que nos gusta sin imposturas, con naturalidad. Si, además, pretendemos vivir de ello, entonces, que nos lancemos con pasión a lograrlo persiguiendo a nuestros contactos con “agresividad“?, y buscando la bendita visibilidad para llegar a nuestra audiencia elegida.

Las nuevas tecnologías de la información han servido para volver el trabajo en equipo más eficiente y multiplicar el alcance de las empresas. Pero las mismas herramientas que emplean las grandes corporaciones, que antes nos parecían tan lejanas, a día de hoy, son prácticamente las mismas que cualquiera puede emplear desde el ordenador de su casa. Así, lo mejor de los valores que llevaron a la creación de empresas en los inicios del capitalismo emprendedor del siglo XIX puede resurgir gracias a las tecnologías de la información, el conocimiento y la comunicación de hoy en día encarnadas en individuos que, ante todo, aman lo que hacen y, por ello, necesitan hacerlo lo mejor que puedan.

Sólo hace falta que una persona concreta no se desaliente y sepa combinar el talento con la creatividad y, sobre todo, hacerlo con mucha pasión.

Vía | Personal Branding Blog

P.D: Y exactamente lo mismo propone Andrés Pérez en el vídeo que encabeza estas líneas.

Menú