Empacho de product placement en Sexo en Nueva York

Branding

Si por algo servía la serie de Sexo en Nueva York era porque con solo aparecer una marca de moda, bien ropa o complemento usado por Carrie, ponían a ésta en órbita, hasta tal punto que disparaban sus ventas, como fue el caso de Manolo Blahnik o Jimmy Choo, por poner dos ejemplos.

Cuando los productores de la serie decidieron llevar a cabo una película que cerrase del todo lo que pasó en la serie, uno sabía que la calidad de la misma dejaría mucho que desear, lo que sí intuía es en la máquina de hacer dinero en la que se iba a convertir, sólo con aprovechar las posibilidades del product placement, y a qué nivel (diseñadores, revistas, cosmética, tiendas, gadgets, locales…). En Vanity Fair explican todas las marcas que aparecen, y viendo la lista uno se pregunta qué marcas no aparecen. Que haya recaudado mucho dinero, bien poco le debía preocupar al productor, con sólo el dinero recaudado por marketing ya tenían cuadrados los números.

Menú