El absurdo como arma

Creatividad

En un mercado publicitario volcado en impresionar con mensajes emotivos o grandes puestas en escena, el anuncio de una bebida “para gente que no le gusta el agua“? resulta, valga la expresión, refrescante. La agencia Mother London ataca de nuevo con un nuevo anuncio completamente absurdo para la bebida Oasis. El patito-de-goma-gigante-que-odia-el-agua acude al rescate de dos desvalidas universitarias japonesas acosadas por el estricto personal de su residencia.

El anuncio, absurdo donde los haya, puede gustar o no, pero no deja indiferente. Comienza captando la atención trasladándonos a una parte del mundo lejana y novedosa: Japón. Después, el eslógan, origen de la bronca que se llevan las chicas (“odiamos el agua“?) trae un nuevo ingrediente: ¿Cómo que odian el agua?

Entonces irrumpe el absurdo encarnado en un patito de goma gigante que destruye todo. Mientras el espectador no se puede creer lo que está viendo, las chicas huyen felices a lomos del patito anti-agua y el logo de la bebida llena la pantalla encargándose de hacer que su imagen se grabe.

Pienso que la eficacia de este tipo de anuncios residen en su capacidad para evocar historias latentes en el imaginario colectivo (Godzilla, aquellos perseguidos por sus creencias, la juventud rebelde) y mezclarlas de una forma novedosa. La originalidad resultante se aferra a la memoria y mantiene a la marca anunciada en ella. Aunque el color de la bebida no me resulte atractivo, sí que he sentido curiosidad por probar el origen de tantos problemas.

Mother London no tuvo tanta suerte con otra parodia que emitieron el pasado otoño. Esta vez, les cayeron críticas por reírse de los embarazos adolescentes. El anuncio, la verdad, me parece un poco mal llevado, aunque la idea era buena. De cualquier modo, imaginemos lo interesante que podría ser la tele con más campañas de este tipo.

Vía| Ad Freak

Menú