Deporte y RRSS: cómo lograr una comunidad vinculada

Social Media

Cuando te planteas abrir un perfil deportivo en redes sociales, la primera pregunta que debes hacerte, y que marca de forma determinante la estrategia que seguirás a continuación, debe ser la más obvia, el principio de todo: “¿de qué voy a hablar?”. Parece algo demasiado simple –somos conscientes- pero, en el fondo, la respuesta a esta pregunta va a suponer la diferencia entre lo que puede ser una tarea relativamente ‘amable’ o un verdadero desafío.

¿Tu perfil va a ir enfocado a la esgrima? ¿al tiro con arco? ¿a la lucha grecorromana? En ese caso, lo tienes fácil: si el deporte es ‘minoritario’, los perfiles en RRSS dispuestos a hablar sobre él serán… pocos. Pero, ¿qué pasa si quiero hablar de fútbol, de baloncesto o deportes de motor? La cosa se complica. No nos vayamos muy lejos y pongamos el ejemplo de España: el periódico más leído del país (con 2.835.000 lectores al día) es el diario deportivo Marca, los eventos deportivos (con las victorias de España en el Mundial y las Eurocopas de Fútbol a la cabeza) siguen liderando el histórico de momentos con mayor audiencia en TV y un deportista –en este caso el tenista Rafa Nadal- se sitúa como el español más conocido y mejor valorado en nuestro país.

El deporte, por lo general, está masificado en afición… y también en medios, porque –reconozcámoslo- casi todo el mundo puede hablar de él (dejemos a un margen el hacerlo mal o bien). Por eso, si abres un blog o una web sobre fútbol, te encontrarás con que hay miles como el tuyo, de la misma forma que si abres un perfil deportivo en RRSS te encontrarás con miles de personas que hablan de lo mismo que tú. ¿Cómo diferenciarte? ¿Cómo lograr vincular una comunidad en un entorno como ése? Ese objetivo es el que trataremos de perseguir con las claves que os damos a continuación.

La regla número uno es la exclusividad: si quieres diferenciarte, empieza por ofrecer contenido diferente al de los demás. Y si es único, mejor. Para perfiles de clubes, deportistas, miembros de equipo, etc. lo más inteligente es aprovechar tu situación para darle a tus seguidores lo que no podrán obtener en ningún otro lugar: la vista del insider, aquello que son incapaces de ver en las estudiadas tomas de televisión o de leer en las crónicas periodísticas.

El objetivo, es que tu comunidad pueda encontrar en tu perfil un componente de exclusividad al poder descubrir cómo son las cosas por dentro. Dentro de ese material exclusivo, las fotos y los vídeos ocuparán un lugar preferente, ya que generan mejores ratios de interacción. Es la regla número dos: explotar al máximo ese tipo de contenido, ya que es de fácil consumición y tremendamente líquido a la hora de ser compartido. Además –entrando ya en el tercer punto importante de nuestra estrategia-, puede ser una forma de hacer llegar tu marca a los medios. Y es que, si bien la presencia de una marca en redes sociales puede permitir desligarla de los periodistas y convertirse por sí sola en fuente directa, sus perfiles deben también cultivar una relación fluida y amistosa (que no preferencial) con periodistas e influyentes.

Lo que sí parece cada vez más claro es que el humor –la cuarta de nuestras claves fundamentales- es uno de los vehículos que conducen con más facilidad a una comunidad amplia y vinculada. A este respecto, sobran los ejemplos que prueban que, para triunfar en RRSS, no es necesario hacerlo en competición… De hecho, será más sencillo acercarte a tu comunidad humanizando la típica imagen del deporte ‘hiperprofesionalizado’. Ahí está el Orica-GreenEDGE en ciclismo, con sus populares pseudo-lipdubs grabados durante la Vuelta a España 2012 y la temporada 2013:

Otro ejemplo es el del Lotus F1 Team, al que no se le caen los anillos usando ‘memes’ de Internet en sus canales oficiales y promoviendo hashtags para cada Gran Premio, siempre al día de la actualidad y con una buena carga de humor: #GodSaveOurTires en el GP de Gran Bretaña tras el lío con los neumáticos Pirelli; o #WhereisRoscoe (el perro de Lewis Hamilton) durante el test de jóvenes pilotos en el que a Mercedes, equipo del británico, se le prohibió participar tras un test ilegal de neumáticos.

Es cierto que estas estrategias están realizadas por grandes estructuras que se las pueden permitir, pero también tenemos ahí los innumerables equipos deportivos que de forma más pobre o más profesional grabaron algún tipo de Harlem Shake. E incluso en redes sociales, jugar con ser un desconocido para el gran público puede ser una gran táctica, como demostró un debutante en IndyCar Series, Josef Newgarden. En este caso el propio piloto se hace pasar por reportero y pregunta a los aficionados por sus resultados, sin que prácticamente nadie le reconozca.

Estas cuatro claves (exclusividad, contenidos líquidos, relación con influencers y humor) sirven a nivel general para cualquier perfil deportivo en redes sociales; sin embargo, hay un último punto a la hora de decidir a qué personas te vas a dirigir con tus contenidos, es decir, tu comunidad objetivo, en el que las dos personas que firmamos este post tenemos puntos de vista distintos…

Eloy: “No hay que perder el foco sobre toda la afición”

En mi opinión, al abrir un perfil en redes sociales de corte deportivo la primera regla debe ser abrir tus miras y no pensar que vas a dirigirte sólo a tus aficionados: los aficionados offline que tengas te servirán de reclamo para darte a conocer y evangelizar, pero tu target debe ser mucho más amplio. Tu seguidor o tu fan no tienen por qué ser aficionados tuyos, pero pueden estar interesados por lo que cuentes.

Y es que en un país como España, donde la escena deportiva nacional es totalmente bipolar y la internacional depende de individualismos, para hacerse hueco lo más importante debe ser ofrecer un contenido que pueda interesar a cualquiera. Si eres capaz de ofrecer contenidos exclusivos tendrás ganada la partida de antemano: no es tan difícil pensar que un madridista pueda dar clic en “Me gusta” a un vídeo espectacular del FC Barcelona. ¿Acaso no tenemos a decenas de “amigos” en Facebook a los que difícilmente consideraríamos como tal en la calle? Y sabemos que no deberíamos decir esto siendo hoy el Día Internacional de la Amistad…

Nuria: “Llévate a tus fans del off al on”

Eloy, ¿un madridista al que le guste algo del Barça? Qué inocente, eso no pasará nunca… En mi opinión, obviar el engagement que puedes lograr con una comunidad que, ya de por sí, es fan tuya fuera de las RRSS, es un desperdicio. El deporte es rivalidad, así que ¿por qué no llevar esa rivalidad a tu perfil para lograr una comunidad realmente vinculada? No hablo de fanatismo; sino de algo mucho más simple: la unión que se forma frente a un enemigo común. Siempre con respeto –por supuesto- apelar a la competición, señalar a tus rivales, dejar claro cuál es tu bando y agrupar a tu comunidad en torno a él son enfoques que te serán de gran ayuda. Y si lo haces de forma ‘simpática’, mejor que mejor…

Son dos propuestas distintas, pero lo cierto es que nuestros dos enfoques no son incompatibles y forman parte de un todo si pensamos en una estrategia global de apertura de perfiles en RRSS que implique a equipo, institución, miembros, etc. En ese caso, el primer enfoque sería más adecuado para perfiles oficiales de equipos y clubes, mientras que el segundo es ideal cuando se trata de perfiles individuales de deportistas o miembros del equipo.

Menú