Daniel Solana de Double You: el ying y el yang en MADINSPAIN

Creatividad

img_1908.jpg

Placer, lo que se siente cuando se escucha a Daniel Solana es placer. El placer que produce escuchar a una de las mentes mejor ordenadas en el panorama online español. Alguien que después de dirigir Double You, una organización con cerca de 70 personas con un historial envidiable desde el punto de vista de lo que han conseguido hasta la fecha, se pregunta con una mezcla de curiosidad y humildad fascinante, cuál es el panorama actual, que hacemos bien y que no dentro del mundo de la publicidad online.

No puedo resumir en pocas palabras todo lo escuchado en su exposición, pero me quedaré con lo que personalmente más me ha llamado la atención, el concepto del ying y el yang aplicado a offline y online. ¿Cuál es la principal diferencia entre como se aborda la publicidad tradicional y como debe / debería abordarse en el entorno digital?

Pues para Daniel hay una clara diferencia entre la aproximación al mundo digital basado la mentalidad de la publicidad tradicional, que pone el cebo en la trampa y espera pacientemente a ver cuantas piezas caen, el formato banner sería el máximo exponente. Este tipo de “caza” sería el modelo yang.

Opuesto a él tendríamos el modelo ying: la web, donde se debería crear un espacio diferente, tranquilo, sin “objetivos militares” o de caza tradicionales No tiene sentido traer a los que ya son clientes o están convencidos de poder serlo, a un espacio web, donde les vamos a machacar literalmente con dardos, en forma de mensajes comerciales. Duele, duele que te bombardeen una y otra vez.

Quién sabe hacia donde evolucionará el mercado en los próximos meses. Pero vaya hacia donde vaya, a mí me parece que lo expuesto hoy por Daniel aquí, en MADINSPAIN, es un importante punto de partida. Cuando los blogs entraron en escena, rompían con un momento en el que la web era un medio más dentro de la estrategia publicitaria de las empresas. Venían a ser un remanso de paz, de encuentro, de opinión, de civilización, diría yo. Algo similar debe ocurrir con la web: tiene que ser el lugar donde por motu propio, el usuario se tome su tiempo en torno al producto, la marca, el servicio. Y las empresas sepan proveer ese espacio, crearlo para el usuario.

Gracias Daniel, por compartir tus pensamientos en voz alta. Esta vez me he quitado la espina que tenía clavada desde el año pasado, cuando coincidimos en EMEDIA, en Bilbao para participar en las jornadas sobre publicidad en la universidad. Me hubiese encantado quedarme a tu exposición y no me fue posible.

Un saludo

Menú