Cuando tu trabajo es encontrar trabajo

Tendencias

Madrid, a 28 de agosto de 2013

Estimado Sr. director de Recursos Humanos,

Tras leer la oferta de trabajo publicada en la página web de su empresa, le comunico que me gustaría que tuvieran en cuenta mi candidatura para dicho puesto. Además de adjuntar mi CV es un placer expresarle mi deseo de formar parte de esta gran corporación ya que desde siempre he considerado…

¿Os suena de algo? Si no os ha costado nada identificarla, no es de extrañar. El hecho no merece el consiguiente aplauso mental asociado a la acertada respuesta originada por una pregunta… de hecho, es para preocuparse.

Enchufes aparte, ya sabemos que si alguien responde a una oferta de trabajo, es porque está interesado en trabajar en la empresa en cuestión. Creemos (o queremos creer) que se siente muy identificado con la filosofía y los valores de ésta. Suponemos que cumple los requisitos a nivel de formación o experiencia requerida. Pero, ¿se convierte en único un demandante que, además de tener estudios, muestra un interés más que evidente por encontrar un nuevo trabajo en la empresa oferente? No hace falta buscar entre las piedras para encontrar, por decir un número, 5.000 licenciados, todos con su título y su CV debajo del brazo, cada uno compitiendo por un puesto que al parecer, es solicitado por los otros 4.999. Razones suficientes para proponer una absurda alteración en el ciclo de la vida que proclame: el ser humano nace, crece, estudia, busca trabajo, espera unos cuantos años para reproducirse y muere.

Puede que de primeras, mi razonamiento resulte algo confuso, extremo e incluso insensible si tenemos en cuenta el contexto socioeconómico en el que nos encontramos. Pero es justamente la decadencia laboral que nos rodea, la que me mueve a hacer hincapié en la importancia de hacer un sobreesfuerzo que convierta la búsqueda de empleo en un nuevo trabajo. Idea que da título a este post, título inspirado en la recomendación de mi buena amiga y periodista, Laura Piñero.

No hay que ir muy lejos para dar con gente que desde hace tiempo tiene bien clara esta idea, por ejemplo, un joven publicitario que para cambiar de agencia hace un par de años no se conformó con el típico email o llamadita al director de turno. Descontextualizando el proceso de demanda de trabajo, encontró un nuevo soporte con el que no sólo consiguió su objetivo, sino que atrajo la atención de los medios. La introducción de este párrafo puede despistar y hacer que os venga a la cabeza el conocidísimo vídeo de Enzo Vizcaíno, otro caso de éxito de merecido reconocimiento. Pero os estoy hablando de José María Díaz, un creativo publicitario que redactó su currículum y lo colgó en Spotify a modo de lista de reproducción bajo el nombre de “Esta lista no se escucha, se lee”. Una acción tan sencilla como original con la que demostró que no sólo es creativo en su trabajo, sino vendiéndose a sí mismo. Aquí podéis ver el resumen de la idea.

Es verdad que no es ni el primero ni el último que ha sabido diferenciarse del resto para encontrar un empleo. Dentro y fuera de nuestras fronteras también se han dado casos soprendentes como:

  • Andrew Grinter y Lee Spencer-Michaelsen crearon “The Creative Ransom” (El Rescate Creativo), una acción con la que compraron dominios con los nombres de los directores creativos más importantes de Melbourne. Páginas webs que albergaban un mensaje amenazante en el que les exigían una reunión creativa a cambio de “liberar” el dominio.
  • Carlos Goncer: licenciado en derecho y con un Máster en RRHH presentó en redes sociales “Kilómetros por un empleo”, un reto basado en correr un kilómetro diario más por cada día que no encontrara trabajo.
  • NO SOY PRIMA DE: un proyecto de cinco ejecutivas de cuentas que alude al injusto enchufismo laboral del que carecen para pasar de ser becarias a contratadas.
  • David Heredia grabó un vídeo (si sois sensibleros id sacando un pañuelo) en el que no era él quien hablaba de sí mismo, sino las personas que realmente saben cómo venderle, sus abuelos.
  • José Antonio Fernández: nuestro querido Janto que, con un post muy en sintonía con la temática de éste, nos contó cómo mediante una Postal eCard se convirtió en uno de los community managers de Territorio creativo.

Con todo esto no propongo que nos volvamos locos buscando una manera alternativa al tradicional sistema de búsqueda de trabajo. Sólo quiero que cada uno de nosotros nos planteemos si lo que hacemos cuando se da ese momento, muestra realmente lo que valemos. En mi caso, hace tiempo que llegué a una conclusión: no me conformo con ser como los demás, me conformo con ser yo misma. ¿Y vosotros?

Menú