Cuando desayunamos bombillas y gamification

Management

– Y a este TcDesayunos lo llamaré Juegos Reunidos

– Ajá, muy bien. Pero, ¿por qué mi equipo se tiene que llamar BiBiBizak?

En Territorio creativo el desayuno continental se nos queda pequeño. Aquí nos va algo más contundente. Como dice Juan Luis Polo cuando quiere presumir de los mantras tecerianos, aquí desayunamos bombillas. Para quien no se lleve bien con las metáforas se refiere a que nos van las mentes abiertas (¡metáfora!), las personas que absorben como esponjas (¡metáfora!) y los curiosos de espíritu. Pero por si el tema bombillas no tenía mucha cafeína hoy en TcDesayunos hemos jugado con la comida (¡metáfora otra vez!); una jornada de gamification para conocernos entre oficinas, entre equipos y entre los que son más de Colacao que de Nesquick.

Dos oficinas conectadas por videoconferencia, 50 tecerianos en ayunas y una batería de juegos reunidos. El verano se ha traído los TcDesayunos internos y hemos entornado la puerta hasta septiembre. Es una buena época para hablar entre nosotros, conocernos más y engordar juntos. La cultura teceriana forma parte de nuestra agenda diaria pero no está de más dedicarle sesiones especiales para ponerla fuerte con debates, dinámicas de grupo y cruasanes mojados en leche.

Sin embargo, no podíamos ponérselo fácil a los asistentes. Esta vez tenían que ganarse el desayuno. Y como los conocemos, sabíamos que la mayor motivación para que participaran en la dinámica un viernes a primera hora era disfrazar el TcDesayunos con gamification: solo podrían conseguir comida si su equipo respondía bien a la pregunta o si conseguía resolver la prueba en cuestión. Un quién es quién y 20 preguntas de trivial después todos se fueron felices de todas las perdices que se habían comido.

Sin duda, dinámicas como esta fortalecen los lazos entre oficinas, crean vínculos emocionales y ayudan a desarrollar el sentimiento de pertenencia. Como recoge el capítulo dedicado a TcDesayunos en Lidertarios:

Si vivimos la cultura, Twitter y nuestra agenda deben reflejarlo. La cultura corporativa no se resume en decálogos de valores corporativos, la cultura se vive y requiere de ritos y mantras. Nuestro compromiso va más allá de un folleto de colores con decálogos de valores corporativos.

Nos despedimos hasta septiembre. En verano seguiremos trabajando en TcDesayunos internos pero prometemos volver con grandes invitados. Entornamos la puerta mientras tanto, que se escapa el gato y el fresco.

Ala, ¡otro día que nos saltamos la operación bikini!

Menú