Cómo implicar en el marketing de contenidos a las personas de una empresa (Vol. II)

Marketing Digital

Esperamos que algunas de las caras de carlino asustado que podrían surgir con el planteamiento del tema hayan ido cambiando hacia una sonrisa y cara de interés como la del simpático can que encabeza estas líneas ;-P

Para culminar esta pareja de artículos, vamos a compartir casos de proyectos y empresas que han conseguido implicar a gran parte de las personas en el marketing de contenidos y de manera particular cómo motivarlas y hacer comprender el gran valor que tiene esta práctica.

Porque todo lo que ya explicamos será solo posible si existe una marcada cultura corporativa en la que se entienda como un valor fundamental generar y compartir conocimiento. Una cultura que haga percibir desde el primer momento que lo que dices importa y que tus tareas o aprendizajes diarios son dignos de contar.

Hacer ver el valor positivo de la implicación en el marketing de contenidos

Existen determinados aspectos que aportarán un valor positivo tanto a las personas en particular como a la compañía en general. Conocer algunos de ellos será clave para incentivar aún más la implicación en tareas de generación de contenidos y conocimiento:

  • Mostrar el know-how: en las áreas específicas de las labores diarias, así como en la formación autodidacta, las personas adquieren metodologías y conocimientos propios que pueden llegar a convertirle en un auténtico experto. Se deben compartir esas experiencias de trabajo, metodología de proyectos, casos de estudio y un sinfín de posibilidades que partiendo de una sola persona de la organización puede crear interés en un posible cliente o hacer sentir orgullosos a los que ya se tienen.

  • Potenciar la marca personal: todos podemos ser líderes en un campo, sólo tenemos que encontrar cuál es nuestra parcela y empezar a construirla poco a poco, sin abandonar jamás el deseo de continuar aprendiendo. Si una persona de la organización consigue ser referente sobre un tema de manera personal y es capaz además de ser el abanderado de su su empresa en dicha área, el valor es incalculable para ambos interesados.

  • Conocimiento, contenidos y colaboración: cuando las personas se sienten implicadas en la empresa, están cómodos aprendiendo de la mano de sus pares ya que comprenden que ese conocimiento es mejora. Participar en tareas de generación de contenidos es una de las mejores maneras para aprender juntos y ver un crecimiento constante de la mano de los compañeros.

  • Conversaciones interesantes más allá del trabajo diario: “escribiendo el artículo, investigando para tal proyecto…, he descubierto que…, he visto que escribiste sobre…”. Éstas son situaciones y conversaciones habituales que surgen en compañías donde el conocimiento que se traduce en contenidos está siempre presente. Se da lugar a diálogos interesantes más allá de las labores diarias de gestión de cliente que aportan una mayor cohesión y relaciones más profundas entre los miembros de la empresa.

  • Innovación y actualización constante: estar implicado en una estrategia de contenidos conlleva la responsabilidad personal de mantenerse actualizado en el ámbito que se domina y su entorno. Esto genera una gran capacidad para aportar ideas innovadoras tanto a los proyectos en los que se participa directamente como a los de compañeros que te rodean y pueden necesitarlas.

  • Recompensas extrínsecas o intrínsecas: ¿Por qué no premiar con detalles a los que destaquen y aporten más a la estrategia de marketing de contenidos? ¿Por qué no implicar a los propios compañeros en la elección de los premiados? La “motivación extrínseca” surge de recompensas materiales o económicas que pueden funcionar bien a corto plazo, pero será mucho más importante la “motivación intrínseca”, que permite a la persona realizar sus labores por el simple placer de hacerlo y sin necesidad de un incentivo externo. Como ya hemos destacado, para lograr esta motivación personal, será necesario sentar las bases y hacer comprender de manera adecuada la cultura empresarial. Una buena mezcla de las dos, junto con la implicación de los compañeros en ambas, mantendrá a los equipos implicados y motivados en el mismo rumbo.

Proyectos de contenidos liderados por empleados

A nivel internacional, podemos encontrar un modelo de referencia y consolidado en el tiempo como son los IBMers, proyecto de IBM que sindica todos los blogs de las personas de su organización y que aporta información/opinión especializada sobre cada área de negocio de la compañía. Un gran ejemplo de lo que las empresas actuales pueden comunicar y aportar al mercado a través de la implicación y voz de sus empleados.

Un caso que nos gusta especialmente es el de HubSpot por su gran capacidad para generar internamente contenidos de altísima calidad. Desde los prácticos artículos en el blog, pasando por templates y recursos útiles, hasta una completa “librería online” con Guías, Whitepapers, Ebooks… muy trabajados que sirven además para captar datos de potenciales clientes. Una genial estrategia de contenidos para apoyar la venta de su software de Inbound Marketing.

Pero no hay que irse tan lejos para encontrar un proyecto en el que las firmas internas de la organización sean los protagonistas del marketing de contenidos. Hablamos de Telefónica y AunClicdelasTIC (gestionado anteriormente por Territorio creativo) que se creó con el objetivo de aportar información útil y de actualidad a sus grandes clientes gracias al conocimiento de sus empleados. Pues bien, ha conseguido ser una referencia en el mundo IT, no solo en el mercado español, sino en el mercado hispanohablante en general con una colaboración e implicación, hasta el momento, de más de 80 personas pertenecientes a Telefónica.

Y finalmente, un caso que nos ocupa directamente a los que escribimos estas líneas es #TcBlog, pieza clave en el despegue definitivo, construcción de marca y consolidación de Tc como referencia en el Marketing Digital y Social Business en España. Contenidos que construimos todos los integrantes de la compañía y que igualmente apela al carácter abierto de la cultura teceriana con la presencia de clientes o “conocidos” en la generación de conocimiento.

Si todos los argumentos que hemos compartido, pautas de aplicación o ejemplos de compañías que han sido capaces de implicar a sus personas dentro de la estrategia de marketing de contenidos no son suficientes, estaremos encantados de conocer más en los comentarios y dialogar sobre los puntos expuestos.

¡Cambia la cara de carlino asustado e intenta aplicar estas prácticas en favor de las relaciones internas y el marketing de la compañía! 😉

– Has leído la parte 2 | Ver parte 1

Photo Credit: ginnerobot via Compfight cc

Menú