Coaching: tu ángel de la guarda

Management

Si escribimos “Coaching” en Google, encontramos en 0’61 segundos un total de 943.000.000 resultados pero… ¿qué es en realidad el coaching y sus funciones?

Podríamos definir al coach como ese ángel de la guarda o ese entrenador que fuerza a encontrar la voluntad y a ser dueño de nuestro propio destino. Es por lo tanto, el proceso de coaching, ese proceso de colaboración para ayudar a una persona a llegar a su objetivos marcados, a encontrar el camino.

Hay cosas imprescindibles para que el coach sea coach, pero tal vez una de las más importantes es tener muy presente que el coach debe “ir sin mochila” a ese acompañamiento. El coach debe ser transparente y ayudar sólo a plantear las preguntas que responderá el propio individuo y que le harán avanzar.

Tal vez aquél que dio la mejor definición de coaching fue alguien que sin duda nunca pisó una escuela de negocios pero fue el precursor de todas ellas:

Yo no puedo enseñaros nada, sólo puedo ayudaros a encontrar el conocimiento en vosotros mismos, lo cual es mucho mejor que traspasaros mi poca sabiduría.

– Sócrates (470 A.C – 399 A.C.)

Por lo tanto, y usando autores mucho más actuales (José Luis Menéndez y Christian Worth), podemos definir el coaching como: “En términos generales el coaching es una serie de técnicas y procesos que te ayudan a realizar mejor todo aquello que ya sabes hacer, potenciando todas las habilidades y capacidades al mismo tiempo, permitiendo el aprendizaje de conceptos necesarios para llegar hasta donde deseamos.”

¿Qué busca el Coaching? ¿Por qué no es el mentoring?

Las dos disciplinas tienen mucho en común; ambos buscan contribuir al desarrollo personal sin embargo, tienen unas diferencias importantes en su desempeño y el perfil del coach/mentor.

Si usamos la metáfora del fútbol, el Coach es aquel entrenador que ayuda a los jugadores a sacar adelante un partido mejorando técnicas y estrategia en el juego.

El Mentor es como aquel jugador jubilado que da consejos en base a su propia experiencia y te ayuda navegar el mundo del fútbol profesional de forma informal pero continuo, como un hermano mayor/un tío.

Coach vs mentor

Dentro de una organización el uso de la figura del Mentor ayuda a un nuevo empleado a navegar en su nuevo entorno y establecer objetivos personales y profesionales. El Coach es aquella figura externa que interviene de forma puntual para ayudar al empleado a conseguir esos objetivos.

¿Cómo impacta en la organización?

Aumenta el ROI de las personas. Ya aceptamos que los empleados felices son más productivos y por lo tanto la empresa se beneficia cuando sus trabajadores están a gusto. Algunos estudios citan que los empleados felices son 12% más productivos. Las empresas con empleados más felices son un 20% más competitivas.

Cuándo un empleado siente que esta creciendo o que tiene una proyección profesional en la empresa, está feliz laboralmente. Por lo tanto, el coaching, que ayuda a las personas a conseguir sus metas profesionales aumenta su satisfacción laboral y como consecuencia su productividad.

En las estructuras horizontales con en las cuales los empelados tienen independencia a tomar iniciativa, el coaching acelera su trayectoria profesional.

El trabajador de la era digital está acostumbrado a usar recursos propios para adquirir nuevos conocimientos y habilidades. El papel del Coach aporta estructura y contexto a estas iniciativas para que ayuden a conseguir resultados reales, tanto para el profesional como para la empresa.

Al contrario de un formador, el coach trabaja con los conocimientos del coachee (el que reciba el coaching). Escucha las necesidades y marca las pautas para desbloquear o canalizar las inquietudes del coachee y así ayudarle conseguir sus objetivos profesionales. Es una relación basado en acciones y objetivos concretos. Por eso, muchas empresas están aprovechando el recurso del coaching para mejorar el rendimiento de sus trabajadores.

TcCoaching. ¿Cómo lo estamos abordando en Territorio creativo?

Cuando a finales de 2014 en Tc abrimos un proceso de nuevos procesos a aplicar en todas las áreas de nuestra compañía y que “harían que Territorio creativo avanzase”. Todos y cada uno de los empleados propuso proyectos a llevar a cabo y que causarían modificaciones y avances en áreas de negocio, en procesos o, sencillamente, en la organización. Una de ellas era, sin duda, la implantación de un sistema de coaching que hiciera alcanzar a todos los empleados de una estructura plana sus objetivos.

Se realizó una prueba para estudiar su acogida y potencial. Partía de una premisa clave y fundamental: el coach tiene que ser para todo el mundo, no sólo para altos cargos. Si a los perfiles más junior les potenciamos y acompañamos llegarán, pronto, muy pronto a un desarrollo superior.

Los primeros meses han sido sin duda un éxito, más del 80% de la principal oficina comprometidos con el proyecto. Evaluaciones positivas en todos los grupos y al menos 2 sesiones por grupo con ayuda y colaboración en temas tan fundamentales como el autoestima y el descubrimiento de tu valor profesional o la gestión de la ansiedad.

Y tú, ¿has beneficiado del coaching? Cuéntanos tu experiencia ☺

Menú